May 15, 2018 / 12:08 PM / 6 months ago

RPT-Caída del peso argentino impulsará a algunas empresas a pesar de preocupación por deudas

(Repite nota transmitida el día anterior. Texto sin cambios)

Por Luc Cohen

BUENOS AIRES, 14 mayo (Reuters) - Mientras muchos argentinos se preocupan por las consecuencias de una caída del peso en la economía, las empresas exportadoras podrían beneficiarse fuertemente de la debilidad de la moneda local, según empresarios, reportes y comentarios públicos.

La depreciación del peso de más del 25 por ciento frente al dólar en lo que va del año ha provocado preocupación por las finanzas del país, lo que llevó al presidente Mauricio Macri la semana pasada a negociar un paquete de ayuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero la caída del peso a mínimos históricos también llevó alivio a los exportadores, quienes se quejaban desde que asumió Macri en diciembre de 2015 por lo que consideraban un “retraso cambiario”.

“A mí me importa mucho la exportación. Tengo una fábrica nueva, necesito exportar al mundo”, dijo Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Chrysler Argentina, en una entrevista televisiva antes de participar el viernes de una reunión de empresarios con Macri.

Rattazzi agregó que el peso a 26 unidades por dólar, un 4 por ciento por debajo del mínimo histórico del lunes, sería un tipo de cambio adecuado.

Después de que Macri dejó flotar al peso al inicio de su mandato, llegaron inversiones de carteras financieras y muchos argentinos repatriaron fondos del exterior para aprovechar las altas tasas de interés de la deuda pública y el optimismo generado por las reformas favorables al mercado.

Eso mantuvo al peso fuerte a pesar de una inflación de más del 40 por ciento en 2016 y de un 25 por ciento en 2017.

Eso resultó ser un problema para empresas tecnológicas como Globant SA, cuyo presidente ejecutivo, Martín Migoya, también participó de la reunión del viernes con Macri en la residencia presidencial de Olivos.

La compañía tiene el 37 por ciento de sus empleados en Argentina y paga en pesos sus salarios, que se ajustan a la inflación. Pero la mayor parte de sus ingresos son en moneda extranjera de sus clientes en Estados Unidos y en otros países de América Latina.

Globant dijo en un reporte en abril que un dólar más alto “podría resultar en una variación positiva de sus márgenes operativos”.

Para el conglomerado Corporación América, cuyo presidente Eduardo Eurnekian también participó de la reunión en Olivos, la devaluación podría ser un alivio para su unidad de aeropuertos , que recientemente debutó en la Bolsa de Nueva York.

“Cualquier depreciación en el valor del peso argentino contra el dólar puede incrementar nuestro flujo de caja”, dijo la compañía en un reporte el 27 de abril, y agregó que los pasajes aéreos en la región están denominados en dólares.

A pesar de que no es principalmente exportadora, la petrolera controlada por el Estado YPF también le dijo a inversores en una conferencia telefónica la semana pasada que la devaluación generaría una reducción de costos y de su deuda.

En un reporte del lunes, la agencia de calificaciones Moody’s dijo que aunque compañías como YPF, Telecom Argentina y la cementera Holcim están expuestas a la depreciación por su deuda en moneda extranjera, también tienen gran parte de su efectivo en monedas extranjeras, algo que les da una cobertura.

MINORISTAS Y MANUFACTURAS BAJO PRESIÓN

La agitación financiera de las últimas semanas representó riesgos para gran parte de la economía de Argentina. Un peso débil hace más difícil que el Gobierno central y las provincias cumplan con sus obligaciones de deuda, y el Banco Central ha advertido que podría impulsar aún más la inflación.

La depreciación encuentra a comerciantes minoristas y fábricas que producen para el mercado doméstico luchando contra las alzas de precios y la creciente competencia de importaciones, porque Macri relajó las barreras al comercio internacional.

El mes pasado, la cadena de supermercados Carrefour dijo que ofrecerá retiros voluntarios a empleados en Argentina para detener tres años de pérdidas. Más de 60.000 empleos del sector industrial se perdieron desde que Macri asumió.

El anuncio del Ministerio de Hacienda de la semana pasada de que reducirá el gasto de infraestructura en 30.000 millones de dólares probablemente golpee al creciente sector de la construcción y a los productores de cemento y acero que lo proveen.

Las tasas de interés, que el Banco Central elevó al 40 por ciento, podrían reducir la demanda por créditos y dañar a bancos como Banco Hipotecario, Banco Macro y Grupo Financiero Galicia, de acuerdo con un reporte de Exotix Capital publicado el lunes.

Pero las empresas más enfocadas en exportaciones ya habían dicho que se ven perjudicadas por un peso fuerte, que contribuyó al déficit comercial del país de 8.500 millones de dólares el año pasado.

Eduardo Buzzi, el exlíder de un grupo de agricultores dentro del tercer mayor exportador de soja del mundo, dijo que un tipo de cambio débil beneficiaría al sector agropecuario.

“A los agricultores siempre les fue mejor con un tipo de cambio más alto”, dijo Buzzi en una entrevista radial el fin de semana. (Reporte de Luc Cohen, traducido por Eliana Raszewski y Juliana Castilla Editado por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below