11 de octubre de 2017 / 19:21 / en un mes

Transición a La Niña aliviaría zonas anegadas de Argentina, pero podría golpear soja y maíz: expertos

Por Maximilian Heath

BUENOS AIRES, 11 oct (Reuters) - Una disminución de las lluvias en Argentina el resto del año por una transición climática hacia La Niña aliviaría a las vastas zonas agrícolas afectadas por excesos de agua, aunque el clima más seco podría recortar los rendimientos de la soja y el maíz, dijeron meteorólogos a Reuters.

Cerca de 1 millón de hectáreas de área productiva del país sudamericano sufren excesos de agua en el cinturón agrícola central porque durante el invierno austral el fenómeno climático El Niño produjo un nivel de lluvias superior a lo habitual.

Sin embargo, la transición hacia una Niña desde las condiciones neutrales actuales provocaría en los próximos meses precipitaciones entre normales e inferiores a las comunes, lo que favorecería la evaporación del agua pero también podría dejar resecas a zonas que no tienen excesos de humedad.

“El invierno fue del Niño, la primavera va a ser neutral, el verano neutral-Niña y el otoño Niña. El año que viene los que están inundados ya van a estar saliendo del agua y van a entrar en producción”, dijo a Reuters Eduardo Sierra, asesor climático de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La Niña -la contracara del fenómeno El Niño- consiste en una aceleración de los vientos ecuatoriales (alisios) que provoca un enfriamiento del Pacífico en el Ecuador y genera niveles de lluvias inferiores a los comunes en Argentina, el tercer exportador mundial de soja y maíz.

“Está en juego eso: la Niña. En este momento estamos transitando un fase neutral y hay una tendencia a condiciones más frías” en el Pacífico, dijo Natalia Gattinoni, especialista del área de agrometeorología del estatal Instituto Clima y Agua.

De acuerdo con la meteoróloga, hasta fin de año se registrarían precipitaciones entre habituales e inferiores a las normales en zonas inundadas de el principal distrito agrícola del país, la provincia de Buenos Aires.

La semana pasada, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dijo que los excesos de agua afectan a la mitad de 5,45 millones de hectáreas de trigo y están demorando la siembra de los 5,4 millones de hectáreas que calculó para el maíz.

NUEVO RIESGO: SEQUÍA

Pero la buena noticia para los productores con campos anegados podría ser mala para aquellos que poseen sus lotes en zonas más altas y que recibieron los beneficios del agua, sin que se acumulen excesos hídricos en el suelo.

“El riesgo de esta campaña es la sequía”, aseveró Sierra, que explicó que la cosecha de granos del ciclo 2017/18 sería buena, aunque alejada de un volumen récord.

En las próximas semanas también comenzaría la siembra de la soja, cuya área según la Bolsa de Cereales caería a 18,1 millones de hectáreas desde los 19,2 millones del ciclo previo, en parte debido a las inundaciones.

“El productor que sembró va a necesitar una provisión de agua para el desarrollo de los cultivos. Con el enfriamiento (del Pacífico) puede haber algún pulso seco que va a afectar a esos cultivos que están implantados”, dijo José Luis Aiello, director científico del centro de investigaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Reporte de Maximilian Heath. Editado por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below