6 de septiembre de 2013 / 17:19 / en 4 años

Tiempo seco en Argentina podría dificultar siembra maíz e impulsar soja

* Cinturón agrícola necesita agua después de un agosto sin lluvias

* Agricultores podrían volcarse a la soja, cuya producción es más barata

* Baja de precios de maíz en Chicago también desalienta a productores

* Expertos esperan lluvias abundantes desde la segunda mitad del mes

Por Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 6 sep (Reuters) - Los productores agrícolas de Argentina pueden agregar el clima seco a las razones para no sembrar maíz este año, en una lista que también incluye los altos costos, la caída de los futuros en Chicago y la distorsión de precios locales debido a las restricciones a la exportación.

La siembra de maíz ya está sufriendo retrasos por la falta de agua en el país sudamericano, lo que está generando preocupación respecto de la producción de unos de los mayores exportadores de granos, a un mes de haber logrado ingresar su primer gran cargamento del cereal al gigante importador China.

Los productores argentinos ahora enfrentan un dilema: ¿se arriesgarán a tener menores rendimientos de maíz al esperar a que llueva para sembrar, o se lanzarán a implantar soja, que es más barata y más resistente?

“Si las lluvias no son suficientes o no llegan y el agua termina apareciendo en la última semana de setiembre o ya entrando el mes de octubre, más lotes se pasaran a soja y sólo una parte se sembraría en fechas de siembras tardías”, dijo el viernes la Bolsa de Comercio de Rosario en un informe.

Argentina es el tercer proveedor internacional de ambos granos.

“El maíz se ha convertido en un cultivo más riesgoso por la falta de lluvias. Esto va a empujar a los productores a plantar soja en su lugar”, dijo el economista agrícola Manuel Alvarado, que trabaja en Buenos Aires.

No obstante, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires ha dicho que la falta de agua no sería tan decisiva para la siembra -que podría retrasarse sin un gran impacto en los rendimientos- como la difícil combinación actual de altos costos de producción con bajos precios del cereal.

CLIMA Y OTROS PROBLEMAS

Meteorólogos señalan que el cinturón maicero de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe debería recibir precipitaciones moderadas este fin de semana, antes que empiecen a formarse patrones normales de lluvias hacia el final del mes. La mayor parte de la región productiva no recibió agua en todo agosto, y las áreas que lo hicieron sólo tuvieron un volumen muy reducido de agua.

“Los pronósticos climáticos prevén buenas lluvias entre el principio de octubre y el final de febrero, lo que beneficiaría al maíz y la soja sembrados tardíamente”, dijo Eduardo Sierra, un experto climático que trabaja con la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Las lluvias que se esperan para los días venideros empujarían a algunos a sembrar maíz, pero la soja tiene sus ventajas, al estar también exenta de los límites a las exportaciones que el Gobierno aplica sobre el maíz y el trigo a fin de garantizar la oferta doméstica de los cereales.

La inflación ha elevado los costos financieros del sector durante la presidencia de Cristina Fernández, quien fue reelecta en el 2011 con la promesa de incrementar el rol del Estado en la tercera mayor economía de América Latina.

Además, los precios de futuros de maíz se han derrumbado un 30 por ciento en lo que va del año en el mercado de granos de Chicago, lo que podría afectar la decisión de los agricultores.

La cosecha de maíz de Argentina podría alcanzar un récord de 27 millones de toneladas en la temporada 2013/14, por encima de los 26,5 millones de la campaña previa, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés).

Pero las demoras en la siembra podrían modificar las proyecciones, ya que para obtener los rendimientos óptimos el maíz argentino debería ser implantado entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre.

“Cuando más esperes después de eso, más bajo va a ser el rendimiento”, afirmó Esteban Copati, analista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

China podría importar entre 20 y 30 millones de toneladas de maíz al año para cubrir una creciente escasez de suministros, dijo el jueves un investigador en un grupo de expertos del Gobierno, lo que representa cuatro veces más que los niveles actuales. (Reporte adicional de Karl Plume en Chicago y Maximiliano Rizzi en Buenos Aires; editado en español por Nicolás Misculin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below