22 de abril de 2013 / 0:27 / en 5 años

PERFIL-Polémico y visceral, Cartes guía el regreso del "coloradismo" en Paraguay

Por Daniela Desantis

ASUNCION, 21 abr (Reuters) - Horacio Cartes fue el elegido del conservador Partido Colorado para su exitoso retorno al poder, cinco años después de una derrota que marcó el final de una era en la política de Paraguay.

O tal vez el ambicioso empresario de 56 años, que fue electo presidente en los comicios del domingo, fue quien vio en la gigantesca estructura política de la agrupación la herramienta perfecta para ser presidente.

Cartes ganó con el 46 por ciento de los votos la presidencia, frente a un 37 por ciento de su rival, el político del Partido Liberal Efraín Alegre, según datos del Tribunal Superior de Justicia Electoral con más del 80 por ciento de los sufragios escrutados.

Dueño de una de las fortunas más grandes del país, Cartes inició su carrera política hace apenas cuatro años, cuando la agrupación que representa intentaba levantar cabeza tras haber quedado fuera del Gobierno por primera vez en seis décadas, un hito para el país sudamericano.

En tiempo récord, el empresario con intereses en el sector financiero, tabacalero y ganadero, se afilió al partido, conquistó el apoyo de sus principales líderes para modificar los estatutos que impedían su candidatura y ganó fácilmente la elección interna que lo convirtió en presidenciable hace pocos meses.

Antes, ni siquiera había votado.

Pero su llegada a la agrupación derechista no estuvo exenta de resistencias, y ya entonces sus propios camaradas le reclamaban que aclare el origen de su fortuna o era involucrado en denuncias vinculadas al lavado de dinero y tráfico de drogas.

En su ascenso confluyeron la necesidad de recomponer a un partido fragmentado, alejado de la administración estatal y con problemas financieros, con la de dar un golpe de timón presentando a una figura nueva que propone echar por tierra viejos vicios de la política local, como la corrupción.

“Me considero mucho más que una billetera”, advirtió en una entrevista en televisión, en la que explicó que su incursión en la política era para devolverle al país algo de lo mucho que le dio.

Desafiante y visceral, el hombre que se hizo cargo del club de fútbol Libertad y lo llevó a la elite a nivel local, ha dicho que si es necesario usará sus propios recursos para financiar una campaña que le permita sacar adelante una reforma para modernizar al Estado.

“Tendré que aguantar la tropa con recursos míos”, señaló.

Fumador, separado y padre de tres hijos, Cartes se opone al aborto y al matrimonio homosexual. Dijo que se “pegaría un tiro en las bolas”, si su hijo quiere casarse con otro hombre.

“Todavía creo en la normalidad y si alguien opta, bueno, cada uno hace lo que quiere con su vida, pero llevarlo a la normalidad me parece que ahí ya voy a empezar a creer en el fin del mundo”, dijo en una entrevista radial, poco antes de las elecciones.

“Mantengámonos normales, y el que quiera ser feliz andando de rama en rama, que se vuelva mono”, agregó en unas declaraciones que generaron el repudio de organizaciones que luchan contra la homofobia.

Muchos de sus seguidores creen que podrá replicar el éxito de sus empresas en la administración del Estado.

“Es un empresario que surgió de abajo. Creo que va a poder controlar que no se robe, así como lo hace en sus empresas. Porque si ahora no salimos de este pozo no salimos más”, dijo Manuel Castillo, portero de un edificio en el centro de Asunción.

VENDEDOR DE REPUESTOS

Cartes nació en Asunción y se educó en tres conocidos colegios de la capital. Siendo un adolescente, gerenciaba la importación de repuestos para las aeronaves Cessna que su padre representaba en el país.

Cursó en Estados Unidos una carrera técnica sobre motores de aviación y a su regreso se inició en el mundo de los negocios, primero en el rubro financiero y luego produciendo y comercializando tabaco.

Actualmente es accionista mayoritario en unas 25 empresas que incluyen a la principal productora y procesadora de cigarrillos de Paraguay, un banco, una fábrica de bebidas y establecimientos ganaderos dedicados a la exportación de carne vacuna.

El grupo que dirige produce bebidas en Estados Unidos, país al que también exporta cigarrillos.

Pero su exitosa carrera contrasta con las numerosas denuncias que recibió sobre presuntas actividades ilícitas de sus empresas. De todas fue sobreseído.

El empresario quedó libre de cargo en tres instancias de un proceso judicial por evasión de divisas iniciado durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989) cuando estaba al frente de una casa de cambios.

En el libro “La otra cara de HC” recientemente editado detalla que la firma compraba dólares a precios preferenciales para importar insumos agrícolas en el marco de un programa de incentivo a la producción, pero las divisas volvían a ser colocadas en el mercado financiero al cambio oficial.

Según la publicación, el empresario estuvo prófugo unos cuatro años y tras la caída de Stroessner se presentó ante la justicia. Uno de sus colaboradores aseguró que si estuvo preso “fue en un rol de perseguido, ‘como Nelson Mandela’”.

“Fuimos acusados y se detonó la bomba para preservar a mucha gente. Los que conseguíamos los dólares preferenciales no éramos nosotros (...) quienes conseguían las divisas estaban en el entorno de Stroessner”, explicó Cartes a una radio.

Otras denuncias hablan de un proceso abierto por la justicia federal de Brasil por un presunto envío ilegal de remesas desde el vecino país al Banco Amambay, de su propiedad, en el 2004, según el sitio de internet del movimiento Honor Colorado. Sus abogados dijeron que nunca fue procesado por este caso.

El año pasado, Cartes se vio obligado a aclarar que no estaba involucrado en delitos vinculados al narcotráfico, cuando su propio partido le exigió deslindar responsabilidades tras unas declaraciones del presidente uruguayo José Mujica sobre la influencia del ‘narcocoloradismo’ en la política paraguaya.

Un año antes, un cable de la organización WikiLeaks daba cuenta de una operación regional para investigar actividades ilegales que incluía a sus empresas.

“Afirmo ante todos los paraguayos (...) que no tengo ni he tenido jamás actividades contrarias a la ley como delitos relativos al narcotráfico”, dijo en esa oportunidad en su sitio oficial de la red social Facebook. (Reporte adicional de Mariel Cristaldo. Editada por Damián Wroclavsky y Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below