18 de abril de 2013 / 15:13 / en 5 años

ANALISIS-Venezolano Capriles, con pocos trucos en la galera para debilitar al chavismo

* Capriles logra casi 1 mln de votos más que hace 6 meses

* Chavismo enfrenta crisis tras ajustados resultados

* Joven opositor debe controlar a su hueste más tozuda

Por Diego Oré

CARACAS, 18 abr (Reuters) - Aunque puso en jaque al chavismo por primera vez en las elecciones presidenciales del fin de semana, el derrotado líder opositor Henrique Capriles tiene pocas opciones para vencer a un movimiento que atraviesa huérfano su peor momento en una década.

Tras su ajustada victoria, el presidente electo Nicolás Maduro ha heredado un país convulso, dividido, con alta inflación, dos devaluaciones a cuestas y los ingresos petroleros castigados por la deuda y los subsidios que desvían miles de millones de dólares a planes sociales de enorme rédito político.

Capriles, mientras tanto, se encuentra en una encrucijada: lanza masivas marchas para presionar al Gobierno a ceder a su reclamo de recuento voto por voto, elige la resistencia pacífica o acepta los resultados y espera, agazapado, el desgaste natural del chavismo.

“Esta lucha no ha terminado. Esta lucha terminará cuando Venezuela sea un país próspero”, amenazó el opositor.

Pero tras las primeras protestas opositoras que de acuerdo con el Gobierno ya cobraron ocho muertos, su llamada inicial a salir a las calles no parece haber sido una buena decisión. Capriles luego dio marcha atrás a la convocatoria de una movilización el miércoles hasta la sede de la autoridad electoral.

La amenaza del oficialismo de boicotear las manifestaciones y el hecho de que se le podría escapar de las manos el control sobre los opositores más obstinados habrían pesado en su decisión.

Maduro lo ha acusado verbalmente en cadena nacional de radio y televisión de ser el culpable directo de las muertes y pareciera dispuesto a encerrar a Capriles y a sus aliados a sabiendas de que es una jugada de alto riesgo. Pero no se conocen hasta ahora demandas formales ante la ley.

“Capriles intenta calmar a la población opositora para evitar que se desborden las pasiones. Su ruta es la correcta. Concentrarse en su objetivo: demandar autoría ciento por ciento en paz”, dijo el analista político Luis Vicente León.

Mirando la historia reciente latinoamericana, las largas protestas masivas no han dado frutos.

Cuando el candidato izquierdista mexicano Andrés López Obrador fue derrotado en las elecciones del 2006 por medio punto porcentual, lanzó a millones a las calles y cortó por tres meses la principal avenida de la capital, irritando a quienes vivían en la ya de por sí congestionada ciudad.

En las siguientes elecciones, perdió por más de seis puntos porcentuales.

ESPERAR, ¿CUÁNTO TIEMPO?

En un país donde la autoridad electoral rechazó el recuento de votos incluso antes de que se presentara la solicitud formal, en el que el poder legislativo está dominado por el oficialismo y la Corte Suprema no ha fallado contra el Gobierno en una década, Capriles no tiene muchas opciones.

“El chavismo tiene las armas, el dinero y las instituciones. La oposición tiene un líder”, zanjó el analista político Luis Carlos Díaz, un opositor crítico y miembro del centro de investigación de inspiración jesuita, Fundación Centro Gumilla.

Pero la sola presencia de un líder no garantiza que la oposición seguirá unida para volver a intentar, con éxito, llegar al poder.

Consolidándose como figura nacional, Capriles logró 7,3 millones de votos, apenas 272.000 menos que Maduro y ganó en seis nuevos estados desde las presidenciales de octubre.

Apenas seis meses atrás, Hugo Chávez había logrado un cómodo triunfo sobre Capriles. Pero su muerte precipitó nuevos comicios para elegir a su sucesor y, a pesar de haber sido ungido por el propio Chávez, Maduro estuvo más cerca que nunca de que el chavismo perdiera el sillón presidencial que ocupa desde 1999.

En sólo 10 días de campaña, Capriles se metió al bolsillo casi un millón de votos más que en las últimas presidenciales, mientras que su rival perdió la misma porción en tiempo récord.

Sin embargo, una treintena de partidos que hacen vida en la coalición opositora de Capriles, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), conforman una amalgama de tendencias, muchas veces, irreconciliables.

Aunque desde que nació en el 2008 la MUD ha ido conquistando, de a pocos, éxitos electorales, críticos aseguran que lo único que los une es su aversión a un enemigo común: el chavismo.

Con ese escenario, el joven Capriles podría optar por esperar un desgaste natural del chavismo, que enfrenta hoy desde una galopante inflación hasta oleadas de desabastecimiento de productos básicos y una extendida delincuencia, y dar tiempo a la coalición opositora de madurar y terminar de consolidarse.

AS BAJO LA MANGA

Algunos creen que la oposición podría permanecer al acecho hasta la mitad del mandato de Maduro -2016- para usar un recurso que el mismo Chávez, confiado en su popularidad indiscutida, introdujo en la política venezolana: el referendo revocatorio.

Tras los resultados del domingo, el chavismo se aseguró el poder hasta el 2019 y con los poderes públicos y la mayoría de alcaldías y gobernaciones en sus manos tendrá muñeca para moldear el camino hacia el socialismo.

Pero los retos económicos que enfrenta y los desafíos de mantener su heterogéneo partido sin su líder, ahora con casi la mitad del país respaldando a la oposición, pintan un horizonte lleno de espinas.

“El (Chávez) era el muro de contención de muchas de esas ideas locas que se nos ocurren a nosotros. El imponía su liderazgo, su prudencia y su conciencia y nos evitaba actuar en muchas ocasiones con estas ideas locas nuestras”, reconoció el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. (Reporte de Diego Oré; Editado por Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below