July 12, 2018 / 1:04 PM / 4 months ago

ENTREVISTA-FÚTBOL-Argentino Monzón, primer expulsado en una final Mundial, espera nadie sufra su desgracia

Por Ramiro Scandolo

BUENOS AIRES, 12 jul (Reuters) - Como la mayoría de los entrenadores del fútbol argentino, recibir burlas e insultos es moneda corriente para Pedro Damián Monzón.

Pero en su caso los agravios obedecen a un récord del que no se enorgullece: haber sido el primer futbolista expulsado en una final del Mundial.

Si bien ya pasaron 28 años del encuentro, el exdefensor dice que en los estadios todavía es señalado por los hinchas de los equipos rivales como responsable por la derrota de Argentina ante Alemania en la final del Mundial de Italia 1990.

“Actualmente soy técnico y aún se la agarran conmigo. Me dicen: ‘Por culpa tuya perdimos. Sos horrible’”, señaló Monzón en una reciente entrevista con Reuters.

En la final de Italia, el “Moncho” ingresó en el entretiempo en lugar de Oscar Ruggeri y 20 minutos más tarde, después de una fuerte infracción sobre el alemán Jürgen Klinsmann, el árbitro mexicano Edgardo Codesal Méndez lo expulsó.

Luego, a los 85 minutos, Andreas Brehme convirtió de penal el 1-0 que le dio la Copa del Mundo a los germanos.

“Hace 20 años, cuando me insultaban, tenía ganas de pelearme. Hoy ya no. Me acerco y les explico que somos seres humanos, que a veces tomamos malas decisiones y que me arrepiento de esa infracción. Mi expulsión no se la deseo a nadie”, apuntó.

En ese partido, a los 87 minutos, también recibió la tarjeta roja el argentino Gustavo Dezotti, quien fue el segundo expulsado en una final mundialista.

Antes de la fatídica final, Monzón había ganado la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental con Independiente de Avellaneda, equipo en el que desarrolló la mayor parte de su carrera.

Luego de Italia, la carrera de Monzón entró en un declive, lo que repercutió en su vida personal. “La adicción a las drogas y al alcohol fue la peor equivocación de mi vida. Hay que ser fuerte para salir y ver que hay una vida mejor”, sostuvo.

Con 56 años, Monzón dirige actualmente a Argentino de Quilmes, un equipo de la cuarta división del fútbol argentino, con el que acaba de llegar a una final.

Como entrenador, dijo que enseña con el ejemplo, pide “todos los días” a sus dirigidos que no se peleen ni cometan infracciones y que jueguen bien al fútbol “para que los hinchas se sientan felices”.

“Yo les digo a mis jugadores y a los que están hoy en Rusia que luchen para llegar a esa final y un día tal vez la ganen, pero que no discutan ni peguen patadas. Que jueguen fuerte para ganar, no para lastimar”, contó. (Editado por Maximilian Heath/Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below