December 19, 2017 / 9:34 PM / a year ago

ANÁLISIS-Elecciones en Chile ponen fin a era de presidentas en América Latina

Por Caroline Stauffer y Mitra Taj

SANTIAGO, 19 dic (Reuters) - Cuando la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, deje el cargo en marzo del próximo año marcará el fin de una generación de mujeres líderes en América Latina, dejando a la región sin una jefa de estado y con la balanza política inclinada hacia la derecha conservadora.

A comienzos de esta década, las mujeres ocupaban los cargos más altos en Argentina, Brasil, Costa Rica y Chile, países que en conjunto tienen un 40 por ciento de la población de una región fuertemente machista.

Pero la victoria el domingo del empresario conservador Sebastián Piñera en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile cerró ese período.

Bachelet fue la primera en subir al poder en una marea izquierdista que inundó América del Sur durante el auge económico impulsado por las materias primas. Se desempeñó como presidenta del 2006 a 2010 para luego ganar un nuevo mandato en 2014.

Junto con la brasileña Dilma Rousseff y la argentina Cristina Fernández, Bachelet impulsó grandes avances en materia social y logró que se aprobaran leyes para combatir la violencia desenfrenada contra las mujeres y estableció cuotas de participación política.

Pero ahora algunos temen que el progreso logrado se estanque.

“Estamos viendo un cambio hacia una política conservadora que cuestiona los avances de los últimos 15 o 20 años”, dijo Eugenia Piza-López, que trabaja en el área de género en América Latina para el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.

Los grupos conservadores están desafiando la igualdad de género en toda la región, dijo Piza-López.

Si bien no existe un estudio definitivo que muestre que gobernantes mujeres hacen más por promover el bienestar femenino que los hombres, Farida Jalalzai, una politóloga de la Universidad Estatal de Oklahoma, en Estados Unidos, sugirió que ese era el caso en una investigación de América Latina.

Cristina Fernández, que gobernó Argentina desde 2007 hasta 2015, ayudó a reducir la brecha de la pobreza de género con su gasto generoso en programas sociales, destacó Piza-López.

Durante el actual mando de Bachelet se creo el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, ejecutando programas para financiar compañías dirigidas por mujeres y trabajando por la igualdad en el matrimonio.

“No estoy segura de que esto hubiera sido tan contundente sin una mujer líder”, dijo Stella Zervoudaki, jefa de la delegación de la Unión Europea en Chile.

SEIS ELECCIONES

Junto con su aporte social, las mujeres que una vez dirigieron gran parte de Sudamérica también serán recordadas por escándalos de corrupción que empañaron sus presidencias.

Rousseff fue destituida de sus funciones en 2016 por cargos de manipular leyes presupuestarias y luego fue acusada de corrupción. Un juez en Argentina acusó ahora a Fernández de traición por supuestamente encubrir el posible papel de Irán en un atentado de 1994.

Ambas mujeres niegan haber hecho algo malo. Rousseff recientemente visitó a Fernández en su departamento en Buenos Aires y dijo que el sexismo jugó un papel en su juicio político.

El presidente conservador de Brasil, Michel Temer, nombró de inmediato un gabinete exclusivamente masculino después de reemplazar a Rousseff. En contraste, Piñera dijo el lunes que anunciaría a las “mujeres y hombres” que formarían su equipo, en una señal de un gabinete más equilibrado.

Durante su actual gobierno, la aprobación de Bachelet se desplomó después de que su hijo fue acusado de usar vínculos políticos para que su esposa accediera a un préstamo bancario. En su primer mandato, su popularidad había llegado al 82 por ciento, según una encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Con América Latina preparada para seis elecciones el año próximo -en Costa Rica, Paraguay, Colombia, Venezuela, México y Brasil- las posibilidades de tener otra presidenta son escasas.

En México, el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ha referido en repetidas ocasiones a su rival Margarita Zavala como “la esposa de Felipe Calderón”, su marido y expresidente, lo que enfureció a sus partidarios, quienes lo acusan de sexista.

En Brasil, Marina Silva, que compitió por la presidencia en dos ocasiones, se unió recientemente a la carrera y ocupa el tercer lugar en la mayoría de las encuestas detrás del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Se espera que varias candidatas compitan en la carrera presidencial de Colombia, pero no se prevé que alguna gane.

María Eugenia Vidal, la gobernadora de la provincia argentina más grande, Buenos Aires, es la política más popular del país de acuerdo con varias encuestas, pero no se espera que postule a la presidencia en 2019.

El sexismo desenfrenado y el acoso sexual en la política siguen siendo un impedimento para las mujeres que quieren ascender, dijo Mercedes Aráoz, Primera Ministra de Perú y excandidata presidencial.

“Yo sí he sido víctima (de acoso) (...) es importante que estemos conscientes de lo dañino que puede ser”, dijo Aráoz. (Reporte de Caroline Stauffer y Mitra Taj; Reporte adicional de Dave Graham en México)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below