31 de agosto de 2016 / 20:02 / hace un año

ACTUALIZA 6-Gobiernos izquierdistas de Latinoamérica condenan destitución de Rousseff

(Agrega comentarios de Gobierno de El Salvador)

Por Diego Oré

CARACAS, 31 ago (Reuters) - Los gobiernos izquierdistas de América Latina condenaron la destitución de Dilma Rousseff el miércoles como presidenta de Brasil calificándola como golpe de Estado, pero su estrecho aliado Venezuela fue más allá al congelar las relaciones con Brasilia y retirar "definitivamente" a su embajador.

Las expresiones de rechazo a la decisión del Senado de declarar a Rousseff culpable de violar las leyes presupuestarias y de removerla formalmente de su cargo también llegaron desde Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua, cercanos al Gobierno de la que fuera la primera presidenta de Brasil.

"El Gobierno de Venezuela, en resguardo de la legalidad internacional y solidaria con el pueblo de Brasil, ha decidido retirar definitivamente a su embajador en la República Federativa de Brasil, y congelar las relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno surgido de este golpe parlamentario", dijo la cancillería venezolana en un comunicado.

El presidente Nicolás Maduro acusó a Estados Unidos de estar detrás del golpe de Estado contra Rousseff, durante un discurso transmitido el miércoles por la tarde en cadena de radio y televisión. Allí alertó a los otros gobiernos de la región de lo que cree "es una arremetida continental".

"Que nadie piense que queda por fuera (...) Es una arremetida contra el movimiento popular, progresista, de izquierda", dijo Maduro, apuntando que conversó por teléfono con la presidenta destituida.

"Ese golpe de Estado no solo es contra Dilma, es contra la América Latina y el Caribe, es contra nosotros", afirmó.

Durante el proceso de juicio político que polarizó a la mayor economía de la región, Rousseff negó insistentemente los cargos y denunció el proceso como un golpe de Estado que busca proteger los intereses de una elite y acabar con los programas sociales que sacaron de la pobreza a millones de brasileños.

Con 61 votos a favor y 20 en contra, el Senado puso fin a 13 años de gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y habilitó al conservador Michel Temer, quien fue juramentando horas después como presidente, para terminar el mandato de Rousseff hasta el 2018.

Desde la asunción de Temer, Venezuela se alejó de Brasil tras forjar una sólida relación la década pasada, cuando sus gobiernos eran presididos por Hugo Chávez y Luiz Inácio Lula da Silva.

La voz contraria en la región provino de Argentina, uno de los principales socios comerciales de Brasil, que dijo que "respeta el proceso" del juicio político y "reafirma su voluntad de continuar por el camino de una real y efectiva integración".

Chile también se declaró respetuoso de los asuntos internos de otros estados y expresó su "aprecio y reconocimiento a la Presidenta Dilma Rousseff".

"(El Gobierno de Chile) espera seguir construyendo, con el Gobierno y el pueblo del Brasil, renovados caminos de convergencia y fortalecimiento de la relación bilateral", dijo en un comunicado.

"GOLPE DE ESTADO"

Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua también condenaron la destitución de Rousseff e hicieron eco al calificativo de "golpe de Estado".

"El Gobierno de la República de Cuba rechaza enérgicamente el golpe de Estado parlamentario-judicial que se ha consumado contra la Presidenta Dilma Rousseff", señaló el Gobierno cubano en una declaración oficial leída en la televisión estatal.

Brasil, un cercano aliado político de Cuba, es también uno de sus principales socios comerciales en la región y fuente de crédito de la isla caribeña.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó a su embajador en Brasil y escribió en su cuenta de Twitter: "Condenamos el golpe parlamentario contra la democracia brasileña. Acompañamos a Dilma, Lula y su pueblo en esta hora difícil. #FuerzaDilma".

Ecuador, por su parte, llamó a consultas a su encargado de negocios en Brasil y aseguró que los "lamentables sucesos suponen un serio riesgo para la estabilidad de nuestra región".

"Jamás cohonestaremos estas prácticas, que nos recuerdan las horas más obscuras de nuestra América. Toda nuestra solidaridad con la compañera Dilma, con Lula, y con todo el pueblo brasileño. ¡Hasta la victoria siempre!", escribió el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, en su cuenta de Twitter @MashiRafael.

Sumando su voz a las críticas, el Gobierno de El Salvador expresó en un comunicado que la destitución de Rousseff "representa una seria amenaza para la democracia, la paz, la justicia, el desarrollo y la integración latinoamericana", pero no llamó a consultas a su embajador.

En tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil llamó a consultas a sus representantes diplomáticos en Venezuela, Ecuador y Bolivia en respuesta a la decisión de los tres países. (Reporte adicional de Nelson Acosta en La Habana, Alexandra Valencia en Quito, Antonio de la Jara en Santiago, Daniel Ramos en La Paz e Iván Castro en Managua; editado por Eyanir Chinea, Carlos Serrano y Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below