16 de agosto de 2016 / 23:17 / en un año

JUEGOS -Argentino Lange, el "Messi de la vela" que le ganó al cáncer y llegó al oro en Río

Por Marcelo Androetto

RÍO DE JANEIRO, 16 ago (Reuters) - “Mi primera preparación olímpica fue para Moscú 80, desde entonces sueño con esta medalla”, dijo el martes el argentino Santiago Lange poco después de ganar el oro en la prueba Nacra de la vela en los Juegos de Río para convertirse en el atleta más longevo en conseguir una presea dorada en Brasil. }

La historia del regatista de 54 años, que consiguió el oro en dupla con Cecilia Carranza Saroli en la prueba Nacra mixto de vela, es conmovedora por muchas razones, comenzando por su lucha contra un cáncer por el que fue operado el 22 de septiembre de 2015, precisamente la fecha de su cumpleaños, cuando le extirparon tres cuartas partes de un pulmón.

Diez días más tarde, Lange ya andaba en bicicleta. Y en noviembre se instalaba en Río de Janeiro para entrenar con Carranza Saroli con una idea obsesiva: conseguir en los Juegos lo que no había podido en Atenas 2004 y Pekín 2008, cuando fue bronce en la categoría Tornado, en dupla con Carlos Espínola.

“La enfermedad fue una piedra en el camino. El profesor de yoga me dijo ‘quizá que se sepa de ella ayude a darle fuerza a mucha gente que pasó por lo mismo que vos’. Si ayuda, que hablen (sobre lo que le pasó) todo lo que quieran”, dijo a Reuters al ser consultado sobre si creía que el oro tenía mucho más valor tras dejar atrás el problema por el que había atravesado.

“Cuanto más cuestan las cosas, más se disfrutan”, agregó.

Lange tampoco se hace problemas por lo que marca el calendario. “Soy un fiel creyente que la edad uno la lleva en el corazón, al igual que las ganas de hacer las cosas. No miro el número de la edad, solo veo las ganas que tengo para ponerme objetivos y conseguirlos. ¿Tokio 2020? Quizá sí, si tengo las ganas, la edad no importa”.

EN LOS GENES

Para Lange, la vela es una cuestión genética. Su padre fue suplente en los Juegos de Helsinki 1952. Y dos de sus cuatro hijos, Yago y Klaus, compiten en Río en la categoría 49er.

Apenas arribada su embarcación a la Marina da Gloria tras el sexto puesto en la Medal Race que le permitió alcanzar el oro, ambos hijos nadaron hasta llegar a ella y se fundieron en un emocionado abrazo con su progenitor.

“Estoy aquí por mis hijos”, afirmó Lange minutos después.

Como la categoría Tornado fue tachada del programa olímpico a partir de Londres 2012, Lange padre eligió la más parecida, la Nacra 17, para seguir con su sueño de un oro, el segundo para Argentina en Río tras el de la judoca Paula Pareto.

“Amo mi deporte, me da la oportunidad de navegar hasta muy grande. Que la vela siga trayendo medallas para Argentina es algo muy importante para mí”, expresó.

Lange tuvo palabras de elogio para su compañera en la Bahía de Guanabara. “Aguantarme a mí durante todo este tiempo no es fácil, soy muy obsesivo, me gusta navegar bien y cuando no lo logramos me pongo loco, me enojo con todo el mundo”, destacó.

“Ceci fue muy constante en todo este trabajo, y durante este torneo ella navegó por dos, es impresionante como creció en todo este tiempo”, agregó.

Carranza Saroli tampoco cabía en sí tras la ceremonia de premiación, realizada con la impactante imagen del Pan de Azúcar como fondo. “Estamos muy emocionados. Hemos trabajado mucho para llegar de la mejor manera a estos Juegos y hoy nos llevamos este premio. El trabajo fue el factor más determinante”.

La velista es la segunda mujer argentina en la historia que consigue un oro olímpico. “Buenísimo, si es una motivación para que más mujeres se animen a hacer deporte en mi país, y no solo ellas, también los hombres”, contestó a una consulta de Reuters, tras aclarar que no se había percatado de ese hecho.

“Las estadísticas son cosas de los periodistas”, afirmó con una sonrisa.

Carranza Saroli admitió que navegar con Lange tuvo sus bemoles. “Al principio no fue fácil por el simple hecho de que Santi es uno de los mejores del mundo y tenés que tener cierta locura para serlo. Pero conformamos un gran equipo de trabajo y sacamos lo mejor de cada uno. Hubo buena química entre nosotros”.

“Navegar con Santi, es como jugar al lado de Messi”, concluyó. (Editado por Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below