18 de marzo de 2016 / 20:08 / hace un año

Visita de Obama a Argentina podría ser empañada por tensión entre Macri y organismos de derechos humanos

Por Maximiliano Rizzi y Sarah Marsh

BUENOS AIRES, 18 mar (Reuters) - Días antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, aterrice en Argentina para reconocer el compromiso del Gobierno en la defensa de los derechos humanos, un grupo de académicos protesta en el centro de Buenos Aires.

Los manifestantes reclaman por el cierre en enero de una oficina estatal que investigaba delitos económicos y crímenes de la última dictadura, un hecho que contrasta con la visión que tiene Washington y refleja el descontento de muchos organismos derechos humanos con el presidente Mauricio Macri.

En tanto, Estados Unidos elogia la actitud del mandatario argentino, que ha dicho que impulsará sanciones contra Venezuela -un gran aliado de la gestión de centroizquierda que dejó el poder en diciembre- por violaciones a los derechos humanos.

Macri también dijo que apoyará los juicios contra los responsables de la dictadura que aún no fueron condenados, una política de reparación que fue un pilar del Gobierno anterior.

"Hay un compromiso férreo con el 'nunca más' a la dictadura, nunca más al terrorismo de Estado, nunca más a la violencia institucional de ningún signo, nunca más el autoritarismo", dijo el secretario de Derechos Humanos de Argentina, Claudio Avruj.

Pero algunas decisiones de la flamante administración, como el endurecimiento en el control de las protestas, el polémico encarcelamiento de una dirigente social y el haber recibido a familiares de víctimas de ataques marxistas antes que a víctimas del terrorismo de Estado, preocupan a los organismos locales.

Los investigadores de la disuelta oficina de delitos económicos del Banco Central fueron despedidos junto a miles de trabajadores estatales desde que Macri asumió en diciembre, pese a que aseguran que sus pesquisas sobre archivos clasificados arrojaron resultados, tal vez desfavorables para la familia del presidente.

"Se encontraron actas del directorio del Banco que acreditan beneficios importantísimos que obtuvieron muchas empresas (durante la dictadura), entre ellas el grupo (económico) de Macri", dijo a Reuters Celeste Perosino, que lideraba la subgerencia de Derechos Humanos en el Banco Central, que también investigaba la desaparición de empleados de la entidad.

Aunque un portavoz del Banco Central dijo que la disolución de esa oficina obedeció a la falta de resultados de sus investigaciones, Perosino explicó que hallaron documentos que prueban la estatización que hizo la dictadura militar (1976-1983) de millonarias deudas de empresas privadas, como la que comandaba entonces el padre del presidente, Franco Macri.

"BANALIZACIÓN DE LOS DDHH"

Macri -un hombre de negocios que durante años trabajó en las empresas de su padre- nunca fue bien visto por los organismos locales de derechos humanos, que recuerdan cuando calificó de "revanchistas" a las políticas sobre crímenes de lesa humanidad.

De hecho, la declaración de que su Gobierno buscará sanciones contra Venezuela por la detención del opositor Leopoldo López fue mirada con escepticismo.

"La primera vez que Macri defendió públicamente los derechos humanos fue para referirse a otro país que él no conoce, una manipulación política contra Venezuela que banaliza las políticas de Derechos Humanos", dijo el Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, en una carta pública a Obama.

La postura es compartida por organismos de víctimas del Gobierno de facto, que secuestró, torturó y asesinó a cerca de 30.000 opositores, según entidades de derechos humanos.

Todo esto ocurre en medio de un creciente malestar social por las medidas de austeridad que está tomando el Gobierno de Macri para combatir una inflación galopante y un grave déficit fiscal.

ARCHIVOS DESCLASIFICADOS

Una semana antes de la visita de Obama -que coincidirá con la conmemoración del 40 aniversario del golpe de 1976- Estados Unidos anunció que desclasificará documentos de inteligencia sobre abusos de la dictadura de Argentina, un pedido histórico de los organismos locales de derechos humanos.

En una desafiante misiva, Pérez Esquivel había dicho que si Obama no anunciaba una desclasificación de archivos secretos su visita sería interpretada como una provocación, porque décadas atrás Washington apoyó inicialmente a la dictadura argentina y a otros gobiernos de facto en la región.

Ahora el anuncio de la Casa Blanca debería reducir las protestas previstas para la primera visita de un mandatario estadounidense a Argentina desde 2006, un evento clave para el Gobierno local en su búsqueda de relanzar sus relaciones económicas con el mundo tras años de políticas proteccionistas.

"Hay gente que se está muriendo sin llegar a saber qué les pasó a sus hijos y hay hijos de desaparecidos que no conocen su identidad. Todo lo que pueda ayudar a echar luz sobre esto será bienvenido", dijo Carlos Muñoz, un ex militante de izquierda que fue secuestrado en 1978 y detenido ilegalmente durante un año. (Editado por Nicolás Misculin y Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below