26 de junio de 2015 / 19:49 / en 2 años

ENTREVISTA-Industria agroexportadora de Argentina terminaría 2015 con capacidad ociosa 30-35 pct: cámara CIARA-CEC

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 26 jun (Reuters) - La industria procesadora de harina y aceite de soja cerraría el 2015 con una capacidad ociosa del 30 al 35 por ciento en 2015, un nivel similar a los últimos años, pese al fuerte crecimiento de la cosecha, dijo el viernes el jefe de la principal cámara del sector en una entrevista con Reuters.

El bajo nivel de actividad es un símbolo de las vicisitudes que atraviesa la industria agroexportadora del país austral, que para Alberto Rodríguez, presidente de CIARA-CEC, podría mejorar con importaciones temporarias de soja de vecinos como Paraguay, Brasil, Bolivia o Uruguay, algo actualmente prohibido.

“Lo que se puede hacer para mitigar la capacidad ociosa y ponerla en porcentajes razonables sería el tema de la admisión temporaria (de soja), que nos permitiría mejorar un poco el nivel de molienda”, señaló Rodríguez durante una entrevista con Reuters en las oficinas de la entidad, que representa a procesadores y exportadores de granos y derivados.

“Si bien no es un cambio sustancial, te permitiría mover (poner a funcionar) las plantas antes de que ingrese nuestra soja al mercado. Eso te puede dar un mes de molienda”, explicó.

Los productores agrícolas de Argentina -que es el mayor exportador global de harina y aceite de soja- están terminando de recolectar una cosecha de la oleaginosa que alcanzaría un récord de 61 millones de toneladas, muy por encima de los 53,4 millones del ciclo previo, según cifras oficiales.

Sin embargo, la capacidad ociosa permanecería como un mal crónico incluso con la histórica campaña actual.

“Nuestra idea es que (en 2015) vamos a estar más o menos en los niveles de capacidad ociosa que tuvimos en los años anteriores, en el 30 o 35 por ciento”, afirmó Rodríguez, aunque agregó que esa cifra podría cambiar ya que depende también de cuánta soja vendan los agricultores locales.

Desde el año pasado, el Gobierno está presionando a los productores a desprenderse de sus granos, en momentos en que muchos de ellos se aferraban a sus granos a la espera de una devaluación de la moneda o una mejora de los precios internacionales de la oleaginosa.

Las ventas de granos en la Bolsa de Comercio de Rosario está en la mira de las autoridades ya que los exportadores están obligados a cambiar sus divisas por pesos, lo cual ayuda a sostener las reservas internacionales oficiales que el Gobierno usa para pagar deuda y regular el tipo de cambio.

“Si el productor guarda mucho grano para comercializar el año que viene, porque tiene espalda financiera y lo puede hacer, eso te condiciona. Y mientras vos tengas capacidad ociosa, tu margen (rentabilidad) va a ser muy limitado”, afirmó.

Argentina cuenta con uno de los polos agroindustriales más importantes del mundo, en el que gigantes del sector como Bunge , Cargill y Louis Dreyfus tienen plantas procesadoras y puertos de exportación propios.

DÓLARES Y ELECCIONES

La liquidación de divisas del sector agroexportador ha caído en lo que va del año cerca del 19,2 por ciento interanual, a 9.965 millones de dólares, por la fuerte caída de los precios internacionales de soja y derivados, una larga huelga en puertos agrícolas clave y cuestiones comerciales, dijo Rodríguez.

En 2014, las exportaciones argentinas de granos y derivados representaron el 37,5 por ciento del total de los envíos externos del país, con 27.000 millones de dólares, según datos de CIARA-CEC.

“Los precios del año pasado a este año han caído un 35 por ciento y eso claramente impacta en la liquidación de divisas. Ese es el factor más relevante”, señaló el titular del ente.

Las reservas internacionales de Argentina, que actualmente rondan los 33.825 millones de dólares, son necesarias para evitar una brusca devaluación en un año electoral en el que la presidenta Cristina Fernández abandonará su cargo tras ocho años de gestión.

Los expertos prevén que los principales candidatos para las elecciones presidenciales de octubre -el alcalde de la capital argentina, Mauricio Macri, y el oficialista Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires- aliviarían en alguna medida las medidas regulatorias de Fernández.

“Yo siempre soy optimista, porque tenemos potencial (para aumentar la producción). Quiero creer que cualquiera que sea el próximo Gobierno, debería encarar alguna modificación importante” en las políticas para el sector, afirmó Rodríguez.

El Gobierno grava con altos impuestos la exportación de granos y aplica restricciones a las ventas externas de trigo y maíz, algo que para los expertos elimina la competencia en el mercado local y corroe la rentabilidad.

“En la medida en que ese tipo de cosas no se modifiquen vamos a seguir teniendo problemas”, dijo Rodríguez. (Editado por Nicolás Misculin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below