12 de octubre de 2012 / 17:28 / en 5 años

ENTREVISTA-Nuevas reglas granos Argentina impulsan ventas: bolsa

* Compras de exportadores trigo y maíz se multiplicaron tras cambios regulatorios

* Area dedicada a los cereales podría crecer con nuevo sistema

Por Maximiliano Rizzi y Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 12 oct (Reuters) - El sistema comercial para el maíz y el trigo que Argentina estrenó en la campaña 2012/13 hizo despegar las ventas de granos para exportación y generará una expansión del área de siembra en los próximos ciclos, dijo el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El país sudamericano es el segundo exportador mundial de maíz y el sexto de trigo, pero la superficie destinada a esos cultivos se redujo en la temporada actual debido, en parte, a los problemas comerciales que los productores alegan sufrir desde hace años por las regulaciones estatales.

Pero en el 2012 el Gobierno -que aplica límites a las exportaciones de esos cereales para garantizar el abasto doméstico a precios accesibles- aplicó un cambio trascendental en el sistema: comenzó a autorizar las exportaciones totales de trigo y maíz de una sola vez.

Antes, las autoridades sólo liberaban el cereal destinado al exterior en cuentagotas, a medida que avanzaba la cosecha, de modo que resultaba muy difícil para los exportadores planificar las ventas y para los agricultores colocar sus granos.

Como los cupos de exportación se asignaban por empresa, la falta de competencia en el mercado local hacía además caer los precios de los granos.

“El impacto fue positivo. El hecho de liberar las exportaciones aumentó la comercialización”, dijo Ricardo Marra, presidente de la Bolsa, en una entrevista con Reuters.

La autoridad explicó que los altos precios internacionales de trigo y maíz, que se dispararon este año ante una reducción de los inventarios globales, también son un fuerte aliento para los agricultores.

“Tenemos un registro de agosto de 2012 que duplicó los agostos del año pasado y el anteaño en contratos que se hacen forward (con entrega a futuro), con 1 millón de toneladas contra 500.000 toneladas”, afirmó Marra.

Según datos de la Bolsa de Cereales, hasta finales de septiembre los exportadores habían comprado 6 millones de toneladas de maíz, muy por encima de los 2,1 millones registrados en igual fecha del año pasado.

Con respecto al trigo, las ventas a los exportadores treparon a 3,8 millones de toneladas en lo que va del año, desde los 1,2 millones del mismo punto del 2011.

“Como vienen de un par de cosechas en las que les fue muy difícil comercializar el maíz, (los productores) se quieren asegurar el negocio”, dijo Marra.

DISPAR IMPACTO PRODUCTIVO

La nueva política de liberación de exportaciones se aplicó por primera vez en junio, cuando el Gobierno autorizó la venta externa de 6 millones de toneladas de trigo de la campaña 2012/13. Un mes después, las autoridades aprobaron la exportación de 15 millones de toneladas de maíz 12/13.

“La medida de liberación de exportaciones de trigo llegó cuando el trigo ya estaba sembrado, entonces ya no cambió la decisión del productor”, dijo Marra.

La superficie dedicada al trigo fue de apenas 3,6 millones de hectáreas en 2012/13, desde los 4,6 millones en la temporada anterior.

Pero la situación fue diferente para el maíz, ya que se anunció antes de que comenzara el período de siembra, lo que brindó una mayor confianza a los agricultores y evitó una caída mayor en el área del cereal, que se vio golpeada por las dificultades financieras que atraviesa el sector tras una sequía.

La Bolsa de Cereales calcula que los productores argentinos dedicarán 3,4 millones de hectáreas al maíz de uso comercial del ciclo 2012/13, lo que representa una caída del 12 por ciento frente al ciclo previo. Hasta el momento, ya se ha sembrado casi el 25 por ciento del área prevista.

“Si seguía el cierre de las exportaciones, la caída hubiera sido del 20 por ciento”, estimó el jefe de la entidad.

En cuanto al trigo, la contracción de la superficie de siembra fue mayor, de aproximadamente el 22 por ciento, pero con las condiciones actuales el futuro del cereal es promisorio.

“Si se mantienen estos precios altos y el productor ve que puede vender el trigo sin problemas, y si anticipadamente se abren los ROE (permisos de exportación) para que pueda competir la exportación con los molinos, tendría que aumentar la superficie”, dijo Marra.

Los precios internacionales del trigo han trepado cerca del 36 por ciento en lo que va del año, mientras que los del maíz subieron el 20 por ciento, en medio de sequías en gigantes agrícolas como Estados Unidos, Rusia y Australia. (Editado por Nicolás Misculin y César Illiano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below