4 de octubre de 2012 / 13:47 / en 5 años

Fuerzas policiales mantienen protesta en Argentina

BUENOS AIRES, 4 oct (Reuters) - Miles de efectivos de la policía de frontera y de vías navegables en Argentina amenazaron el jueves con continuar autoacuartelados durante varios días si el Gobierno no acepta su pedido de un aumento salarial.

Las sedes de la Prefectura Naval y de la Gendarmería Nacional en el centro de Buenos Aires estuvieron toda la noche ocupadas por los manifestantes, mientras que funcionarios del Ministerio de Seguridad intentaron sin éxito desactivar la primera protesta de este tipo en la historia reciente del país.

Varias bases de las dos fuerzas en el interior del país también estaban tomadas por efectivos, que se comprometieron a seguir prestando servicios de seguridad como patrullajes y controles en puertos y fronteras.

“Vamos a esperar de modo pacífico (hasta el martes...) Vamos a acampar, vamos a instalarnos con ollas populares”, dijo a un canal de televisión el gendarme Fernando Maza.

Autoridades del Ministerio de Seguridad pidieron a tiempo hasta el martes de la próxima semana para estudiar el reclamo, que puso al Gobierno bajo tensión y gatilló el relevamiento de los jefes máximos de ambos cuerpos de seguridad.

La protesta llega en un momento político sensible para el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que enfrenta una abrupta caída de su popularidad por las preocupaciones de la población centradas en la violencia urbana y una alta inflación que corroe el poder de compra salarial.

Las manifestaciones en reclamo de alzas salariales son usuales en Argentina, donde la inflación supera el 20 por ciento anual según estimaciones privadas.

El reclamo policial comenzó el martes pasado cuando suboficiales de la Prefectura Naval recibieron su paga de septiembre con recortes de hasta un 70 por ciento por una reforma administrativa.

Un día después se sumaron sus pares de la Gendarmería Nacional, cuyos haberes también iban a verse reducidos.

El miércoles, los efectivos acuartelados de las dos fuerzas cambiaron el foco de sus reclamos y comenzaron a exigir un aumento salarial, entre otros pedidos.

El Gobierno dio marcha atrás con el recorte, además de descabezar la cúpula de ambas fuerzas, culpándolas de las reducciones en los haberes.

“A nivel nacional la prefectura se está manifestando (...)Esto es histórico”, dijo Damián Pared, uno de los líderes de los rebeldes frente a la sede de la Prefectura Nacional a través de un megáfono.

A su alrededor, cientos de efectivos llamaban a la unidad de la fuerza con cánticos y prometían no levantar la protesta hasta que el Gobierno acepte sus reclamos.

Los líderes de la Cámara de Diputados llamaron el miércoles a los efectivos acuartelados a subordinarse a las autoridades legalmente constituidas, mientras que algunos dirigentes oficialistas calificaron a la protesta como de “golpista”.

Dirigentes opositores dijeron que comprendían el reclamo de los policías, pero les solicitaron que abandonaran el autoacuartelamiento.

“Estamos pidiendo simplemente que nos den un sueldo digno (...) Nosotros no somos golpistas, somos hijos de la democracia”, aseguró Maza.

Con la colaboración de Walter Bianchi, escrita por Alejandro Lifschitz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below