8 de mayo de 2012 / 15:53 / en 6 años

FUTBOL-El tortuoso camino de la Liga Europa acaba en Bucarest

Por Brian Homewood

BUCAREST, 8 mayo (Reuters) - Comenzó en junio del 2011 con equipos como el Ulises, The New Saints o IF Fuglafjordur, se vio inmersa en una compleja disputa legal y contó con breves apariciones del Manchester United y Manchester City.

Más de 10 tortuosos meses, dos descalificaciones y 202 partidos después, la Liga Europa de fútbol llega el miércoles a su clímax con una final entre dos equipos españoles, entrenados por argentinos, en Rumania.

El Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid -ganador de la competencia en el 2010- están encantados de aspirar al título de la segunda competición europea de clubes en importancia.

Esta postura se contrapone con el poco entusiasmo mostrado, por ejemplo, por el campeón inglés, el United.

Su técnico, Alex Ferguson, llegó a decir que participar en ella tras ser eliminado de la Liga de Campeones era un “castigo”, lo que llevó al presidente de la UEFA, Michel Platini, a saltar en defensa de la menos glamorosa de las competencias continentales.

“El mundo no gira alrededor de Inglaterra. Me gusta mucho Inglaterra, su fútbol es fantástico, sus aficionados son maravillosos, pero uno no debería criticar la Liga Europa solo porque ha jugado en tres finales de la Liga de Campeones”, respondió.

“La Liga Europa es una competición brillante. Sé que el señor Ferguson habría preferido estar en la Liga de Campeones, pero hay muchos clubes que no tienen esa posibilidad”, agregó.

La antigua Copa UEFA comenzó llamándose Copa de Ferias y por el camino absorbió a la antigua Recopa de Europa. La revista Blizzard sugirió recientemente que debería llamarse “La Distribución de Segunda Categoría de Equipos Asignados por la Copa de Coeficientes Matemáticos” para dar a los aficionados una idea verdadera de lo que representa.

El formato ya es lo suficientemente confuso, con cuatro rondas previas con formato de partido y revancha, una fase de grupos con formato miniliga, cuatro eliminatorias más y una final a un partido en un país neutral.

Los equipos pueden clasificarse si ganan la Copa de su país, si terminan entre la segunda o la sexta plaza en su Liga, si son eliminados de la Liga de Campeones o simplemente por ser buenos y recibir una de las tres plazas que concede la UEFA según la clasificación de juego limpio.

Pueden debutar en la fase previa, que comienza en junio, o como muy tarde en dieciseisavos de final, en febrero, dependiendo de la clasificación de la liga de su país en el complejo sistema de coeficientes de la UEFA.

Esta temporada han participado un total de 193 equipos de 52 federaciones de la UEFA, de los que 33 llegaron tras ser eliminados en distintas fases de la Liga de Campeones. El desafortunado Liechtenstein no está representado al no tener liga ni copa propias.

KAZAJISTAN

Después de pasar por estadios como el del NSI, de las islas Feroe, con capacidad para 500 personas, o el del Irtysh Pavlodar de Kazajistán, que se encuentra más cerca de Mongolia y China que de la sede de la UEFA en Nyon, Suiza -en todo un desafío a la geografía, la UEFA aceptó a este país asiático en su seno- la competición afrontó varias polémicas.

Primero varios equipos clasificados no pudieron jugar por no cumplir las detalladas normas sobre vestuarios, campos de fútbol o instalaciones para la prensa.

Luego, el Olympiakos Volos griego fue expulsado tras un escándalo de arreglo de partidos en su país, y posteriormente, el Sion desafió a la UEFA y a la FIFA por una sanción sobre fichajes tras llevarse a un jugador de un club egipcio.

El club suizo ignoró la prohibición e hizo seis nuevos fichajes en el verano del 2011, alineando a varios en un partido de la fase previa contra el Celtic de Glasgow. Tras ganar la eliminatoria, el Sion fue expulsado, pero desafió los estatutos de la UEFA llevando el caso a un tribunal civil, en el mismo cantón en el que se encuentra la sede de la UEFA.

Incluso Platini tuvo que comparecer ante el fiscal para explicar por qué la UEFA no cumplió una orden provisional que establecía la reincorporación del club. El Sion acabó perdiendo el caso, lo que libró a la UEFA de tener que incluirlo en una fase de grupos que estaba a punto de terminar.

UNA DURA FINAL

El Athletic de Bilbao, que comenzó la competición en la tercera ronda previa en julio, podría haberse quedado fuera si el campeón turco, el Fenerbahçe, no se hubiera visto implicado en un escándalo de arreglo de partidos.

El equipo del entrenador argentino Marcelo Bielsa empató 0-0 en casa por el Trabzonspor en la ida, pero el equipo turco fue promocionado a la Liga de Campeones después de que su rival fuera expulsado de esa competición. El Athletic pasó de ronda y nunca más miró hacia atrás.

A partir de la fase de grupos, la intensidad de la competición creció y muchos partidos igualaron o incluso superaron a los de la Liga de Campeones en calidad y drama, hasta llegar a la atractiva final española del miércoles.

Después de que el ganador levante la Copa, apenas habrá tiempo de descanso antes de que la acción vuelva a comenzar, el 5 de julio, solo cuatro días después de la final de la Eurocopa, con equipos como el Ordabasay, el Pyunik o Cefn Druids. (Reporte de Brian Homewood. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below