August 2, 2018 / 4:32 PM / 2 months ago

Reflejos y solidaridad ayudan a pasajeros a escapar de avión accidentado en México

Por Julia Love y Daina Beth Solomon

CIUDAD DE MÉXICO, 2 ago (Reuters) - Poco después de abordar el vuelo en el estado de Durango, en el norte de México, Ashley Garcia, estudiante estadounidense de 17 años, tuvo el presentimiento de que algo estaba mal.

La joven, oriunda de Northlake, en Chicago, fue una de los 65 ciudadanos estadounidenses entre 103 pasajeros y tripulación a bordo del avión de Aeroméxico que se precipitó a tierra el martes, poco después de despegar.

Mientras se acomodaba en el asiento, la adolescente vio como se formaba una tormenta en la distancia. Para cuando comenzó el despegue, el avión era azotado por fuertes vientos, granizo y lluvia. Ashley tomó una foto con su teléfono mientras pensaba: “no hay modo de que despeguemos, es demasiado peligroso”.

Segundos después de haber levantado vuelo, el avión se precipitó a tierra, con una de sus alas en llamas, y derrapó hasta detenerse en un área boscosa aledaña a la pista. Los pasajeros contaron cómo siguieron las instrucciones de emergencia y todos fueron evacuados.

“Nos dijeron tantas veces qué hacer”, contó Ashley. “Nadie piensa que le va a pasar hasta que ocurre. Estábamos todos ayudándonos (...), así logramos salvarnos”.

Ashley Garcia regresaba a Estados Unidos con tres primos tras dos semanas visitando a sus familiares. Tenían que hacer una conexión en Ciudad de México desde Durango para tomar su vuelo hacia Chicago.

Liliana Gallarzo, universitaria de 19 años y prima de Ashley, pensó que los saltos eran por turbulencias hasta que el avión empezó a derrapar y cundió el pánico mientras los pasajeros sentían el olor a humo. “Nos pusimos a gritar”, contó Liliana, “todos querían bajar del avión, queríamos salir”.

Las primas, que iban sentadas en mitad del aparato, lograron llegar a la salida posterior, donde no había toboganes por lo que tuvieron que lanzarse. Un trampolín estaba instalado para amortiguar la caída, contó Ashley, los otros pasajeros las ayudaron a saltar y fueron recibidas por personal de emergencia.

Ashley cuenta que la compasión mostrada por los servicios de ayuda afirmó su deseo de convertirse en policía. “No creo que pueda volver a subirme a un avión, pero ya sufrí la peor experiencia (...), así que lo tenga que ser, será”. (Reporte de Julia Love y Daina Beth Solomon; escrito por Julia Love; Editado en español por Janisse Huambachano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below