29 de junio de 2010 / 17:30 / hace 7 años

ANALISIS-Gasto a manos llenas guiará a Gobierno argentino a 2011

* Gasto público seguirá creciendo con miras a elección

* Expansión de economía ayudaría a oficialismo en 2011

* Nivel de gasto insostenible en mediano plazo: analistas

Por Magdalena Morales

BUENOS AIRES, jun 29 (Reuters) - El Gobierno de Argentina seguirá gastando a manos llenas en los próximos meses, en un impulso al consumo y la expansión económica con miras a las elecciones presidenciales del 2011, en las que se espera que el aspirante oficialista sea el ex mandatario Néstor Kirchner.

Con una elevada recaudación de impuestos y una avalancha de dólares por ventas de granos alimentando las reservas del Banco Central, que se acercan a los 50.000 millones de dólares, analistas afirman que el gasto público abundante guiará la política fiscal argentina hasta el 2011.

El control de los recursos públicos y su distribución son, según observadores, las grandes cartas del Gobierno para mantener su férreo poder político y apalancar una candidatura presidencial de Kirchner, esposo de la jefa de Estado Cristina Fernández, cuyo mandato concluye el año próximo.

"En los primeros cinco meses el gasto creció prácticamente un 33 por ciento anual y lo ha hecho al mismo ritmo que los ingresos", dijo a Reuters el economista Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

El gasto público argentino venía creciendo en los últimos años a un nivel del doble de los ingresos.

El año pasado, cuando el Gobierno puso un fuerte empeño en estimular la actividad económica para mitigar los efectos negativos de la crisis financiera global, el gasto estatal alcanzó niveles récord, de hasta un 45 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según analistas.

Parte de la masa de dinero que ingresa a uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos procede de las llamadas retenciones al agro, o impuestos a las exportaciones, y rentas de la administradora de pensiones y jubilaciones tras la estatización del sistema en el 2008.

Además, hay que sumar el aporte por utilidades, reservas y adelantos transitorios del Banco Central al Tesoro, que se espera superen los 56.000 millones de pesos (14.000 millones de dólares) este año, según cálculos del IARAF.

Los ingresos abundantes han permitido este año una recuperación del ahorro presupuestario, que se debilitó el año pasado. En la comparación interanual de mayo, el superávit presupuestario primario argentino subió un 229,4 por ciento.

IMPULSO POLITICO

Kirchner gobernó Argentina entre el 2003 y el 2007. Actualmente, además de diputado, es presidente del poderoso Partido Justicialista (peronista) y ostenta el cargo diplomático de secretario general de la incipiente Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

El ex mandatario terminó su mandato con altos índices de popularidad, lo que facilitó la elección de su esposa.

Sin embargo, escándalos por denuncias de corrupción, un duro conflicto con agricultores en el 2008, la debilidad de la economía en el 2009 y el natural desgaste en el ejercicio del poder, afectaron negativamente la popularidad del llamado "matrimonio presidencial"

Actualmente, las encuestas muestran una tenue recuperación de la popularidad de "los Kirchner", impulsada principalmente por un repunte de la economía respecto al año anterior.

"La opción Kirchner, de él o de ella, no se puede descartar y me parece que lo clave para que los Kirchner sigan en el poder es obviamente la situación económica y la política social, y uno se relaciona con lo otro", dijo Michael Shifter, presidente de Inter-American Dialogue, con sede en Washington.

"Los fondos permiten llevar a cabo políticas sociales y las políticas sociales exitosas ayudan políticamente", agregó.

En Argentina, servicios públicos de gas, transporte y electricidad, que representaron el 15 por ciento del gasto primario el año pasado, están subsidiados.

Además, numerosos planes de ayuda social, como entregas de computadoras a escolares, venta de alimentos a bajos precios y asignaciones de dinero por niño dan combustible al discurso político del Gobierno.

"La asignación universal por hijo ha venido a cubrir a uno de los sectores con mucha vulnerabilidad, porque o sus padres no tienen trabajo o teniéndolo están en el mercado informal y ganan menos del salario mínimo", dijo recientemente en un acto la presidenta Fernández.

Pero analistas creen que el gasto público en los actuales niveles será insostenible en el mediano plazo y que la disparada de la inflación, que llegaría a al menos un 25 por ciento este año, según estudios privados, obligará a un ajuste fiscal y monetario después del 2011.

"El gasto público y los ingresos del fisco en este momento están en un récord histórico (...) Estamos en presencia de una política fiscal muy expansiva que el Gobierno la usa, obviamente, para tratar de incentivar lo máximo posible el crecimiento económico", dijo el economista José Luis Espert.

Analistas creen que es necesario que el país modere su tasa de crecimiento del gasto y ataque la inflación.

Nicolas Bridger, de la consultora Prefinex, afirmó que con la actual política expansiva, el 2011 cerrará con una tasa de inflación superior al 30 por ciento, cuentas fiscales desequilibradas y atrasos del tipo de cambio.

Editado por Guido Nejamkis y Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below