20 de agosto de 2010 / 18:09 / hace 7 años

Dólar extendería ganancias durante la próxima semana

Por Steven C. Johnson

NUEVA YORK, ago 20 (Reuters) - El dólar y el yen extenderían su corriente alcista la próxima semana, a medida que los temores a una desaceleración de la economía global aumentan el atractivo de las monedas consideradas como un refugio seguro.

El mercado de los bonos sugiere que la economía estadounidense podría sufrir una nueva recesión, y con el verano boreal llegando a su fin y con los mercados atentos al influyente dato sobre el crecimiento estadounidense del próximo viernes, es probable que los inversionistas no quieran correr riesgos.

La aversión al riesgo nuevamente se apoderó de los mercados. Además, los inversionistas son renuentes a tomar nuevas posiciones en un escenario de volúmenes de operaciones muy reducidos, dijo el estratega cambiario Michael Woolfolk, de BNY Mellon.

"Las últimas semanas han reflejado los temores sobre el panorama de Estrados Unidos y su impacto en la economía global, y eso ha impulsado los flujos en busca de la seguridad del dólar y el yen", dijo Woolfolk.

"Esperamos que estas tendencias continúen", afirmó.

El gran evento de la semana será el viernes cuando Estados Unidos publique una revisión de su estimación del crecimiento económico durante el segundo trimestre.

La estimación oficial para julio fue de una tasa de expansión del 2,4 por ciento. Los economistas consultados por Reuters esperan que este dato sea corregido con fuerza a la baja para una tasa del 1,5 por ciento.

"El arrastre gravitacional de ese informe probablemente llevará al euro a la baja, empujando al alza al dólar y al yen durante la mayor parte de la semana", dijo Woolfolk.

RIESGO

El dólar entró en una fuerte corriente vendedora en julio y a comienzos de agosto, después de que una serie de débiles datos en Estados Unidos sugirieran que la recuperación estaba perdiendo fuerza. En tanto, decentes datos para la zona euro despejaron los temores sobre los elevados niveles de deuda en España, Grecia y otros países del área monetaria.

Pero la demanda ha repuntado, en parte debido a los temores de los inversionistas respecto a que la desaceleración en el crecimiento estadounidense pondrá un freno a la recuperación global.

El rendimiento del bono del Tesoro a dos años tocó el viernes su menor nivel histórico, mientras que la rentabilidad del bono referencial a 10 años era de 2,57 por ciento, un mínimo de casi 17 meses.

El diferencial de rendimiento cada vez más ajustado ha afectado al dólar frente al yen, moneda que ha trepado a máximos de 15 años frente al dólar a alrededor de 85 unidades.

Sin embargo, el billete verde ha repuntado con fuerza frente al euro y otras divisas referenciales.

Los rendimientos de los bonos referenciales de Alemania también han estado a la baja. Ni la Reserva Federal ni el Banco Central Europeo han mostrado indicios de poder endurecer su política monetaria.

Un importante funcionario del BCE sugirió el viernes que las autoridades de la entidad deberían extender las medidas de emergencia para los bancos de la zona euro hasta después de fin de año.

La próxima semana los inversionistas seguirán de cerca el informe alemán Ifo sobre la confianza de los inversionistas en el motor económico de la zona euro y al mismo tiempo vigilarán la rentabilidad de los bonos de los países de la periferia del bloque.

"Desde comienzos de agosto, una sensación de aversión al riesgo se ha apoderado de todos los mercados", dijeron los estrategas de Brown Brothers Harriman en una nota a sus clientes donde añadieron que esto es un factor muy favorable para el dólar.

El dólar y el yen son considerados como refugios seguros en momentos de incertidumbre. Ambas unidades son empleadas también para financiar las compras de divisas y activos de mayor rendimiento cuando hay un fuerte apetito por el riesgo y tienden a repuntar cuando se abandonan estas operaciones.

Las autoridades japonesas temen que una apreciación del yen pueda profundizar la deflación al encarecer las exportaciones.

En este sentido, los operadores estarán atento a una reunión entre el primer ministro y el presidente del banco central japonés fijada para comienzos de semana. La intervención para debilitar el yen, sin embargo, es considerada como algo poco probable por los mercados financieros.

Reporte de Steven C. Johnson

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below