19 de octubre de 2011 / 14:33 / en 6 años

ANALISIS-Peso Chile busca equilibrio en medio constantes rebotes

* Peso podría cerrar 2011 entre 495-510 unidades por dólar

* Posibilidad de recorte tasa clave presiona moneda local

* Esperada recuperación del cobre le daría soporte

Por Moisés Avila Roldán

SANTIAGO, oct 19 (Reuters) - El peso chileno buscará el equilibrio en torno a las 500 unidades por dólar hacia fines de año, en medio de rebotes provocados por las turbulencias externas y una esperada recuperación en el precio del cobre, principal envío del país.

Lejos de las 456 unidades que alcanzó en julio y en medio de un plan de compra de divisas del Banco Central, el peso ha perdido fuerza en los últimos tres meses, afectado por los temores sobre la crisis de deuda en Europa, que genera una volatilidad que ha desconcertado a los mercados.

"Un cambio pequeño en las noticias puede provocar movimientos fuertes en el peso y los pronósticos y análisis pueden tener limitaciones en cuanto a su grado de acierto", dijo Benjamín Sierra, analista de Scotiabank Chile.

Así, la moneda chilena pasó de las 534 unidades de inicios de octubre a las 499 la semana pasada, y cayó nuevamente hasta las actuales 509 unidades, una tendencia de altibajos que se replicará hacia fines de este año e inicios del próximo.

Aunque es posible que el peso caiga hacia niveles de 517 en el corto plazo si la situación mundial empeora -incluso algunos agentes no descartan valores de 550 pesos por dólar- los mercados encontrarían algo de calma hacia fines del 2011.

De ser así, en el caso del peso chileno, el equilibrio podría darse, según analistas, entre las 495 y 510 unidades.

"No extraña que haya variaciones de cinco pesos de un día a otro. Pero en unos 2 ó 3 meses, con un cobre recuperado hacia los 3,50 dólares la libra (cayó en torno a 3 dólares a inicios de mes), podríamos ver un equilibro en torno a los 500", dijo Sergio Tricio, jefe de Estudios de Forex Chile.

Al igual que el peso, las monedas emergentes podrían encontrar soporte mediante dos vías: por una mejora de la economía que eleve el apetito bursátil y de divisas, o por una crisis más fuerte que obligue a la Reserva Federal de Estados Unidos a ejecutar un nuevo plan de estímulo monetario.

En ambos casos, el dólar perdería terreno globalmente, favoreciendo a las divisas de alto rendimiento.

BAJA EN TASA CLAVE

Por el momento, el peso seguirá amenazado por la posibilidad de que el Banco Central aplique antes de fin de año un recorte a la Tasa de Política Monetaria (TPM), actualmente en 5,25 por ciento, lo que haría menos atractiva la plaza chilena para el ingreso de capitales.

"Puede que tengamos una presión bajista para el peso, ya que el deterioro externo hace probable un recorte de tasas", consideró Benjamín Sierra de Scotiabank Chile.

Una gran mayoría del mercado ve al menos un recorte de 25 puntos base en la tasa de interés antes de fin de año.

A ello se sumaría una mayor preferencia de instituciones por instrumentos de renta fija, como bonos del tesoro, alejándose del peso.

"Es probable que los fondos de pensiones opten por una menor exposición", comentó Katia Díaz, economista de 4CAST en Washington.

Precisamente, el Banco Central de Chile confirmó un importante ingreso al país de capitales de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), en medio de la incertidumbre global.

"Ocurre como en la crisis del 2008, que reducen sus inversiones en el exterior (...) En momentos de incertidumbre, las AFP ocupan a Chile como refugio", dijo Kevin Cowan, gerente de la División Política Financiera del instituto emisor.

A septiembre, la inversión en renta fija de las AFP pasó a integrar casi la mitad de su cartera desde el 38,9 por ciento que representaba en junio.

"Lo que vemos en el mercado de renta fija es una mayor preferencia de los inversionistas frente a la renta variable", manifestó Nathan Pincheira, economista de Banchile Inversiones.

A ello se suma un importante incremento de las apuestas en contra del peso por parte de inversionistas extranjeros mediante contratos NDF (non-deliverable forwards) con bancos locales, que al 17 de octubre anotan una posición neta negativa de 5.352 millones de dólares.

Un saldo negativo para los bancos locales se traduce en una mayor compra de dólares por parte de inversionistas extranjeros.

Reporte de Moisés Avila. Editado por Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below