22 de agosto de 2011 / 16:48 / hace 6 años

BREAKINGVIEWS-Reguladores tienen la llave para impulsar a bancos

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por Peter Thal Larsen

LONDRES, ago 22 (Reuters Breakingviews) - Los bancos han pasado gran parte de los últimos cuatro años resistiendo normas más estrictas.

Pero es hora de no exigirles tanto.

En un escenario en que los mercados se desploman y las economías tambalean, los bancos están con una mayor aversión al riesgo, no están siendo imprudentes.

Un pequeño descuido de los reguladores podría alentarlos a prestar dinero. Las acciones de los bancos a ambos lados del Atlántico están nuevamente en los niveles vistos por última vez en la primavera (boreal) de 2009.

La capitalización de mercado de los mayores bancos de Occidente se encuentra ahora por debajo del valor del capital común tangible, lo que implica que es probable que no logren generar un retorno sobre capital decente en el futuro cercano.

En efecto, los inversionistas están diciendo a los bancos que se achiquen. Pero si los prestamistas hacen caso a ese consejo, el crecimiento económico será aún más limitado.

Quitar peso a los bancos está entre las atribuciones de la nueva generación de comités "macro prudenciales" establecidas en respuesta a la crisis.

Hasta el momento, el objetivo ha sido en cómo esas corporaciones puede desinflar las futuras burbujas antes de que exploten. Pero la prioridad inmediata es inflarlas levemente.

Una sugerencia radical es abortar o demorar el nuevo régimen de capital bancario de Basilea III.

Eso sería una equivocación. Si bien está lejos de ser perfecta, el nuevo esquema arregla muchas de las distorsiones que generaron la desaparición del crédito.

Demorar su implementación, en tanto, tendría muy poco efecto. Oficialmente, Basilea III no entra totalmente en vigor sino hasta el 2019, si bien todos los grandes bancos tienen como objetivo alcanzar el ratio mínimo de capital del 7 por ciento para el 2013.

Afortunadamente, las nuevas reglas de Basilea poseen una herramienta para suavizar los picos y -aún más importante- las depresiones de los ciclos económicos.

Estos son los denominados amortiguadores de capital anticíclicos, que pueden establecerse en cualquier punto entre un 0 y un 2,5 por ciento de los activos de riesgo.

En los picos, ese colchón debería ser más alto en caso de que una burbuja esté a punto de estallar.

Por la misma razón, los colchones de capital, deberían ser utilizados en momentos de dificultades.

Si los reguladores manifestaran su intención de fijar ese colchón en un punto bajo -por ejemplo, un 0,5 por ciento- estarían emitiendo un poderoso mensaje de que el proceso de reconstrucción del capital tras la crisis está llegando a su fin.

Sin embargo, arreglar el sistema de amortiguadores anticíclicos no dejaría a los bancos fuera de riesgo.

Las gigantescos grupos "demasiados grandes para caer" aún se enfrentan a requerimientos extras de capital.

Países como Suiza están impulsando estándares aún más estrictos.

Los reguladores han pasado los últimos cuatro años respondiendo a la última crisis. Es hora de que quede en claro que están igualmente obligados a evitar otra caída.

Editado en español por César Illiano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below