18 de agosto de 2011 / 15:19 / en 6 años

ACTUALIZA 1-Morgan Stanley rebaja previsión crecimiento global

(Agrega detalles de mercados emergentes y desarrollados, contexto)

LONDRES/BANGALORE, ago 18 (Reuters) - Estados Unidos y la zona euro están ”peligrosamente cerca de una recesión, dijo el jueves Morgan Stanley, al tiempo que criticó a las autoridades de Washington y Europa por no tomar medidas más firmes para contener las crisis de deuda soberana.

En una nota de investigación, donde recortó los pronósticos para el crecimiento económico global, Morgan Stanley también advirtió que el Banco Central Europeo tendrá que revertir su política de tasas de interés.

La nota de Morgan Stanley fue citada por operadores de acciones como otra preocupación que se suma al nerviosismo de los mercados por la crisis de deuda de Estados Unidos y Europa y el impacto de las medidas de austeridad en las economías de países altamente endeudados.

Deutsche Bank se sumó al sombrío panorama al reducir sus proyecciones de crecimiento para China, un importante motor de la economía mundial.

Morgan Stanley recortó su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) global en el 2011 a un 3,9 por ciento desde un 4,2 por ciento, y para el 2012, a un 3,8 por ciento desde un 4,5 por ciento.

También proyectó que la próxima decisión del BCE sobre tasas sería bajarlas, un fuerte contraste con el resultado de un sondeo de Reuters sobre el BCE este mes, donde solo uno de cerca de 50 expertos consultados pronosticó un próximo recorte de tasas en la zona euro.

“Nuestros pronósticos revisados muestran que Estados Unidos y la zona euro están peligrosamente cerca de una recesión, definida como dos trimestres consecutivos de contracción, en los próximos seis a 12 meses”, indicó Joachim Fels, co-director del equipo de economía mundial de Morgan Stanley, en una nota de investigación fechada el miércoles.

El banco señaló que en el escenario amplio el sector corporativo seguía luciendo saludable y que una inflación más baja aliviaría la presión sobre los bolsillos de los consumidores, mientras que los bancos centrales como la Reserva Federal y el Banco Central Europeo podrían aplicar más estímulo.

Aún así, “no se necesitarán muchos impactos adicionales para inclinar la balanza”, agregó.

“Parece estar apareciendo un circuito de retroalimentación negativa entre un crecimiento débil y mercados de activos saturados en Europa y Estados Unidos”, aseveró.

Alemania reportó el martes que su crecimiento económico estuvo cerca de estancarse en el segundo trimestre, mientras que datos de Francia la semana pasada mostraron que su expansión pisó el freno, elevando las dudas respecto a cuánto liderazgo se puede esperar de las mayores economías europeas.

El nublado panorama de crecimiento pone más presión sobre los políticos europeos, que han buscado formas de evitar que la crisis de deuda soberana arrastre a países más grandes de la zona euro, como España e Italia.

Analistas advierten que los enfrentamientos políticos y la imposibilidad de entregar promesas concretas para aumentar el tamaño del fondo de rescate de Europa arriesgan un renovado ataque del mercado contra los países fuertemente endeudados y un nuevo golpe a la confianza empresarial y de los consumidores.

La economía estadounidense también tropezó fuertemente en el primer semestre y se acercó peligrosamente a la contracción en los primeros tres meses del año.

El alto desempleo, una encendida batalla política en Washington por el límite de deuda del país y recortes de gastos durante julio, además de un desplome del mercado bursátil, ayudaron a hundir la confianza del consumidor a su nivel más bajo en más de 30 años.

“Los recientes errores políticos -especialmente en la lenta e insuficiente respuesta de Europa a la crisis soberana y el drama respecto al aumento del techo de deuda estadounidense- han pesado sobre los mercados financieros y erosionado la confianza empresarial y del consumidor”, indicó la nota de Morgan Stanley.

El crecimiento también se verá afectado por la perspectiva de endurecimiento fiscal en Estados Unidos y Europa, donde los políticos están intentando calmar a los mercados mediante una disminución del gasto público, agregó.

Morgan Stanley ahora cree que el crecimiento en las economías desarrolladas promediará sólo un 1,5 por ciento este año y el próximo, bajando desde sus anteriores pronósticos de un 1,9 por ciento y 2,4 por ciento, respectivamente.

“Aunque hemos llamado a una recuperación ‘BBB’ en los mercados desarrollados, el sendero ahora luce más desigual, por debajo de la norma y más precario de lo que pensamos anteriormente”, señaló Fels, agregando que los mercados emergentes tampoco eran inmunes.

El crecimiento en las economías emergentes se desacelerará a un 6,4 por ciento este año desde el 7,8 por ciento del 2010, estimó Fels.

Esto implica que las economías de los mercados emergentes -que actualmente representan la mitad del PIB global- generarán el 80 por ciento de la expansión del PIB global que Morgan Stanley pronostica para el 2011 y 2012, indicó Fels.

La mayoría de los economistas dicen no estar recortando sus previsiones de crecimiento para el Asia emergente por el momento, ya que el continente es menos dependiente de las exportaciones a mercados occidentales que cuando lo era a inicios de la crisis financiera del 2008.

Morgan Stanley mantuvo su pronóstico de crecimiento 2011 para China en un 9 por ciento, contra el 10,3 por ciento del año pasado, pero recortó levemente las expectaciones de crecimiento para Rusia y Brasil. (Reporte de Tenzin Pema en Bangalore; Editado en español por Carlos Aliaga)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below