2 de agosto de 2011 / 19:23 / en 6 años

ANALISIS-Tea Party muestra su fuerza en EEUU pero, ¿a qué costo?

* Línea dura del Tea Party podría alejar votantes

* Pacto deuda demuestra influencia del movimiento en Partido Republicano

Por John Whitesides

WASHINGTON, ago 2 (Reuters) - Los conservadores del Tea Party se anotaron su mayor triunfo político con un acuerdo sobre el límite de la deuda de Estados Unidos que recorta el gasto federal, pero sus tácticas de línea dura podrían llevar a represalias de los votantes en las elecciones del 2012.

Los miembros del Tea Party, que arrasaron en el Congreso en las elecciones legislativas del año pasado al comprometerse a recortar el gasto, han transformado al Partido Republicano y llevado la reducción del déficit fiscal al tope de la agenda política de Washington.

Pero al colocar a Estados Unidos al borde del incumplimiento del pago de deuda y sabotear un pacto con recortes más intensos del gasto porque incluía alzas de impuestos, corren el riesgo de distanciarse de algunos de los votantes más moderados que los republicanos necesitarán para mantener el poder en el Congreso y recapturar la Casa Blanca.

"La intransigencia puede dar dividendos en el corto plazo, pero no estoy seguro si tendrá buenos resultados con los votantes en el transcurso del tiempo", dijo Steven Schier, un cientista político en el Carleton College de Minnesota.

"Existe el riesgo verdadero de que la rigidez y la negativa a un compromiso sean vistos como un obstáculo en el camino a soluciones serias de los problemas nacionales y ese es el riesgo para los republicanos", agregó.

Un sondeo del instituto Pew Research Center difundido el lunes estableció que las contenciosas negociaciones de la deuda habían afectado a todos los grandes protagonistas, incluyendo al presidente Barack Obama y al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

Pero los republicanos en el Congreso y el Tea Party se llevaron la peor parte, con el 42 por ciento de las respuestas señalando que tienen una impresión mala de los republicanos y un 37 por ciento que dijo tener una visión aún peor de los miembros del Tea Party como resultado de la prolongada disputa.

"En una multitud de gente que no se ve tan bien, ellos están en el tope de la lista", dijo el presidente del Pew, Andrew Kohut.

Agregó que la confrontación recordó el espectáculo entre el presidente demócrata Bill Clinton y el presidente republicano de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, cuando las amenazas republicanas de llevar a una paralización del Gobierno tuvieron un efecto contrario y ayudaron a la reelección de Clinton en 1996.

El movimiento Tea Party, que nació en el 2009 tras la elección de Obama, se ha convertido en una fuerza de influyentes bases que ayudó a elegir a decenas de nuevos republicanos al Congreso el año pasado bajo la promesa de contener el tamaño del Gobierno.

Muchos seguidores del Tea Party denunciaron que el acuerdo de deuda es demasiado débil y algunos prometieron desafiar en las primarias del próximo año a a los republicanos miembros del Congreso que votaron por el plan.

"Quiero empujar esta cosa con tanta fuerza como pueda", dijo el representante Steve King de Iowa, uno de los favoritos conservadores del Tea Party. "Si de pronto todos unimos nuestras manos y cantamos 'Kumbaya', reconocemos la posición que nos ha llevado a este punto".

PASION DEL TEA PARTY

El consultor republicano Jim Dyke dio que el Tea Party fue clave en identificar los temas que llevaron a triunfos electorales republicanos el año pasado: el recorte al gasto del Gobierno, oposición a alzas de impuestos y rechazo a la ley de reforma al sistema de salud de Obama.

"Eso es en donde está el partido, y la pasión y franqueza del Tea Party han sido una parte eficaz de ello", dijo Dyke.

Los demócratas se apresuraron a denunciar a los miembros afiliados al Tea Party en el Congreso por negarse a un compromiso, reflejando lo que ciertamente será un punto central de comentarios en el camino a las elecciones del 2012.

"Les pronostico que muchos de esos nuevos miembros que llegaron aquí 'a mi manera y por la carretera', estarán en la carretera o aprenderán que deben hacer compromisos", dijo el vicepresidente Joe Biden a la cadena de televisión CBS. "Compromiso no es es una mala palabra".

En una cruda señal de la influencia del Tea Party, el principal candidato presidencial republicano Mitt Romney dijo el lunes que no respaldaría el acuerdo sobre el límite de endeudamiento porque abre las puertas a impuestos más altos y coloca recortes a la defensa en la mesa de negociaciones.

Boehner fue obligado a enmendar su proyecto de deuda para ganar el respaldo del Tea Party y poder obtener los votos que necesitaba para la aprobación en la Cámara.

El Tea Party ha sido una "bendición mixta" para los republicanos, dijo el republicano Dan Schnur de la Universidad del Sur de California, un asesor del senador John McCain en la campaña presidencial del 2000.

"En algún momento entre ahora y noviembre del próximo año se trazará una línea entre la fuerza del partido y la condición de elegibilidad", agregó.

Schnur comparó a los seguidores del Tea Party con los militantes del ala izquierdista contra la guerra de los años 1960 y 1970, que cambiaron la política de Estados Unidos ante la Guerra de Vietnam, pero ayudaron al fracaso de los candidatos demócratas en las elecciones presidenciales de 1968 y 1972.

"Ellos cambiaron el foco y la dirección del debate nacional pero sacrificaron dos elecciones", dijo. "El desafío para los republicanos es determinar cómo evitar ese destino para el Tea Party", indicó.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below