17 de marzo de 2011 / 22:53 / hace 6 años

Yen retrocede de máximos récord; ven diálogo G-7

Por Wanfeng Zhou

NUEVA YORK, mar 17 (Reuters) - El yen retrocedió de máximos récord contra el dólar el jueves en anticipación a una conferencia telefónica de ministros de Finanzas del Grupo de los Siete, ante temores de que funcionarios japoneses decidan intervenir pronto para contener el rápido avance de la moneda.

El dólar se hundió hasta un mínimo histórico de 76,25 yenes JPY=EBS en la plataforma de operaciones electrónicas EBS al abrir la sesión cambiaria de Asia tras haber perforado un piso anterior de 79,75 al generarse una avalancha de órdenes automáticas de venta.

Posteriormente se recuperó en la sesión de Nueva York para cotizar en cerca de 79 yenes.

Los ministros de Finanzas del G-7 sostendrán más tarde el jueves (2200 GMT) una conferencia telefónica y los operadores dijeron que el mercado podría recortar las posiciones largas tras el diálogo, que podría llevar al dólar hacia sus máximos de sesión de unos 79,75 yenes.

Un artículo de la agencia de noticias Dow Jones citó a una fuente sin identificar que señalaba que el ministro de Finanzas de Japón estaba "listo para dar batalla" para debilitar al yen. Una fuente de los países del G-7 dijo que no se esperaba que se acepte una política más firme, pero que el grupo ofrecería solidaridad a Japón.

"Creemos que la intervención unilateral con la aprobación del G-7 probablemente se dé tras la conferencia de esta noche o sería posible una respuesta excepcional", dijo Saran Yates, estratega de monedas en el Barclays Capital en Londres.

"Sin embargo, creemos que la motivación principal de esto será 'apoyarse contra el viento' y prevenir una rápida y potencialmente desestabilizadora apreciación del yen en lugar de deprimir la moneda en el transcurso del tiempo", dijo Yates.

El yen ha sido objeto de compras desde el terremoto de la semana pasada, ya que los inversionistas japoneses e internacionales cerraron las posiciones en largas en activos de riesgo de alto rendimiento, como el dólar australiano, financiados por préstamos baratos en la moneda japonesa.

Las expectativas de que las firmas aseguradoras japonesas lleven de vuelta sus fondos al país para pagar por los reclamos y la reconstrucción también ha ayudado a fortalecer el yen.

El ministro de Finanzas de Japón, Yoshihiko Noda, atribuyó a los especuladores el alza del yen y dijo que estaba observando de cerca a los mercados, una advertencia de que las autoridades podrían comprar dólares muy pronto.

El repunte del dólar fue impulsado parcialmente por los importadores japoneses y algunos operadores minoristas. Estos últimos habrían estado detrás del desplome previo, pero la velocidad de la caída -la moneda estadounidense cayó más de tres yenes en unos 20 minutos- los habría forzado a desechar operaciones financiadas con yenes prestados.

DIFICIL PRONOSTICAR PROBABILIDAD DE EXITO

Viceministros del G-20 sostuvieron una conferencia telefónica el jueves para analizar la crisis en Japón, pero la conversación se limitó a un intercambio de opiniones sobre los riesgos económicos y sobre todo a muestras de solidaridad.

Algunos analistas dudaban de la efectividad de una intervención en vista de experiencias anteriores del Banco de Japón y del Banco Nacional de Suiza.

"La intervención no es una panacea. Todo el mundo lo sabe. Japón tiene un gran problema de credibilidad y eso debilitará el impacto", dijo David Gilmore, socio de FX Analytics en Essex, Connecticut.

"No creo que hayamos visto los mínimos del dólar/yen. Todavía hay mucha exposición a operaciones carry trade", agregó.

Otros analistas dijeron que la intervención podría ser más efectiva en esta ocasión de lo que fue en septiembre, cuando Japón gastó 26.000 millones de dólares para debilitar el yen pero fracasó en asegurar un alza duradera del dólar.

"Todo este movimiento puede resumirse en el posicionamiento especulativo más que en una repatriación de flujos", dijo Lee Hardman, economista de monedas con Bank of Tokyo-Mitsubishi. "En vista de que es especulativo, la intervención en este caso podría funcionar y despejar algunas de las posiciones largas en yenes".

El costo de la cobertura contra un alza adicional del yen trepó, con la volatilidad implícita de la paridad dólar/yen a un mes JPYVOL transando cerca del 20 por ciento, aunque todavía por debajo de los niveles vistos en plena crisis financiera global en el 2008.

Aparte de la intervención, hay muy poco que pueda contener nuevos avances del yen, dijo Alan Ruskin, jefe de estrategia monetaria global del G-10 con el Deutsche Bank.

"Los japoneses probablemente se equivocaron en lo que respecta a la credibilidad" al no intervenir antes, dijo Ruskin.

"La gente podría estar más inclinada a combatir la intervención ahora de lo que habrían estado ayer", agregó.

El euro tocó un máximo del 2011 a 1,40534 dólares en EBS EUR=EBS tras la sólida demanda que recibió una subasta de bonos españoles y por la visión de que las tasas de interés de la zona euro subirán pronto.

La moneda luego se negoció con alza del 0,9 por ciento a 1,4025 dólares.

Reporte adicional de Steven C. Johnson y Julie Haviv

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below