15 de julio de 2010 / 22:40 / en 7 años

RESUMEN 1-Congreso EEUU aprueba mayor reforma Wall St en décadas

* Senado vota aprobación final del Congreso a reforma

* Obama podría firmar la ley la próxima semana

Por Andy Sullivan y Kevin Drawbaugh

WASHINGTON, jul 15 (Reuters) - El Congreso de Estados Unidos aprobó el jueves la mayor reforma al sistema financiero desde la Gran Depresión, y envió el proyecto al presidente Barack Obama para su promulgación.

Con 60 votos a favor y 39 en contra, el Senado otorgó la aprobación final a la reestructuración, que endurece las regulaciones de toda la industria financiera, en un intento de evitar que se repita la crisis del 2007 al 2009.

La legislación, a la que se han opuesto los bancos, deja pocos sectores de la industria financiera sin cambios.

El texto fija nuevas reglas para los bancos, establece un nuevo procedimiento para el desmantelamiento de los prestamistas en problemas y crea una agencia gubernamental para regular los mercados hipotecario y de tarjetas de crédito.

La ley limita, además, el riesgo de las transacciones de los bancos, lo que puede limitar sus ganancias.

“A menos que su modelo de negocio dependa de tomar atajos o engañar a los clientes, no hay nada que temer con esta reforma”, dijo Obama. Se espera que el presidente estadounidense promulgue la ley la semana próxima.

La votación en el Senado culmina más de un año de trabajo legislativo desde que Obama propuso la reforma, en junio del 2009. La Cámara de Representantes ya la había aprobado el mes pasado.

Si bien Obama originalmente esperaba el respaldo de los dos grandes partidos a la reforma, solo tres senadores republicanos votaron a favor del proyecto, y se unieron a los 55 demócratas y dos independientes que la apoyaron. Un demócrata se opuso.

Los demócratas estaban ansiosos por mostrar a los votantes que controlan a una industria que los arrastró a la recesión más grave en 70 años, en momentos en que los republicanos parecen encaminados a grandes ganancias en las elecciones legislativas de noviembre.

“Lamento que no podamos recuperar sus empleos, devolverles las casas ejecutadas o poner dinero en sus cuentas de jubilación”, dijo el senador demócrata, Christopher Dodd, uno de los autores del proyecto. “Lo que podemos hacer es ver que nunca jamás pasemos por lo que este país ha pasado”, añadió.

JPMorgan Chase & Co (JPM.N), el segundo mayor banco de Estados Unidos, dijo que el proyecto no comprometería su modelo de negocio, pero que podría perjudicar su rentabilidad. “Tendremos algún efecto sobre los ingresos, los márgenes y los volúmenes”, dijo en una conferencia telefónica su presidente ejecutivo, Jamie Dimon.

El mayor operador de derivados de Estados Unidos puede ser el que más tiene que perder con el proyecto, que apunta a restringir las lucrativas operaciones con derivados extrabursátiles, muy riesgosos, y forzar a los bancos a terminar con las operaciones con recursos propios.

TRIUNFO POLITICO

Junto a la reforma del sistema de salud, ahora los demócratas pueden mostrar dos esfuerzos de cambio aprobados que probablemente cambien a la sociedad estadounidense por generaciones. Pero no está claro si eso impresionará a los votantes.

El conocimiento del público de la reestructuración de las regulaciones es muy bajo, según un sondeo de Ipsos por internet publicado el jueves. De los encuestados, el 38 por ciento nunca había oído sobre la reforma, mientras que el 33 por ciento había oído de ella pero no sabía nada sobre el proyecto. Otros sondeos muestran que el público está dividido sobre sus beneficios.

La reforma ha conseguido pocos amigos para los demócratas en Wall Street, que ha comenzado a entregar más aportes de campaña a los republicanos.

Los mercados financieros no mostraron reacciones de importancia el jueves, tras la aprobación. Inversores dijeron que la ley ya estaba incorporada en los precios de las acciones bancarias .BKX.

Las acciones de los bancos, como el resto del mercado, han caído desde abril, presionadas por débiles cifras económicas en Estados Unidos y perspectivas de que una mayor regulación limite las ganancias empresariales.

Según el proyecto de 2.300 páginas, los operadores hipotecarios, prestamistas para estudiantes y otras firmas financieras tendrán que responder a una nueva autoridad de protección a los consumidores, pero los concesionarios de autos escaparán al escrutinio.

Los reguladores, que debatieron para contener el daño provocado por colapsos como el de Lehman Brothers en la última crisis, tendrán una nueva autoridad para desmantelar las firmas en problemas si amenazan a la economía.

Un consejo de reguladores controlará los riesgos generales del sistema financiero y muchos grandes bancos tendrán que provisionar más capital para ayudarlos a capear tiempos difíciles.

Los grandes fondos de capitales privados y de cobertura enfrentarán un mayor escrutinio de los reguladores federales, y las agencias calificadoras de crédito pueden ver su modelo de negocio completamente cambiado.

Gran parte del mercado de derivados extrabursátiles, valorado en 615 billones de dólares, será encausado a través de canales más responsables y transparentes.

El gobierno de Obama avanzará lo más rápido posible para proveer claridad y certidumbre sobre las nuevas reglas, dijo el secretario del Tesoro Timothy Geithner.

“Este es el comienzo, no el final, del proceso de reforma financiera”, expresó.

Reporte adicional de Richard Cowan, Thomas Ferraro, Ross Colvin, Alister Bull y David Lawder en Washington y de Matthew Lynley, Leah Schnurr y Chuck Mikolajczak en Nueva York. Editado en español por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below