14 de mayo de 2010 / 21:58 / hace 8 años

ANALISIS-Presidenta Argentina atrae provincias cerca elecciones

* Gobierno Argentina apunta al gasto público con miras a

elecciones

* Presidenta deberá fortalecer capital político previo 2011

* Provincias necesitadas de financiamiento son clave en

el Congreso

Por Luciana Lopez

BUENOS AIRES, mayo 14 (Reuters) - Un plan de la presidenta argentina, Cristina Fernández, para aliviar las deudas de las provincias podría ayudarla a ganarse a los gobernadores, pero no será suficiente para mantener su lealtad, a menos que arregle su golpeada imagen antes de las elecciones de 2011.

Los gobernadores de las provincias de Argentina tienen mucho poder en sus regiones e influencian a sus legisladores en la capital del país.

Sin embargo, también son impredecibles y podrían ir contra Fernández a pesar del plan anunciado esta semana para reestructurar 17.000 millones de dólares que las provincias le deben al Tesoro, un plan que incluye tasas de interés más bajas en un mayor período de tiempo.

Con el esposo de Fernández, el ex presidente Néstor Kirchner, apuntalando su apoyo político previo a una posible candidatura para las elecciones presidenciales del 2011, los Kirchner necesitan crear lazos con los gobiernos provinciales.

“Ellos (los Kirchner) saben que serán traicionados por los mismos gobernadores que al mismo tiempo los aplauden”, dijo Federico Thomsen, un analista político y económico argentino.

“Están comprando tiempo mientras tratan de generar fuerza electoral”, agregó.

La líder de centro izquierda tuvo más dificultades tratando de pasar leyes por el Congreso tras perder la mayoría en los recintos en las elecciones legislativas del año pasado, pero fuertes divisiones en la oposición le permitieron crear alianzas indirectas.

En meses recientes, eso le permitió designar a una aliada cercana como jefa del Banco Central y ganar el apoyo de los senadores para el controversial uso de miles de millones de dólares en reservas para cumplimientos de deuda.

Pero la oposición también hizo avances, impulsando leyes que le darían a las provincias una parte más grande de un impuesto financiero a transacciones. Ese progreso fue en parte motivador del plan para aliviar la deuda provincial, algo que le permitió a Fernández adelantarse a las medidas de la oposición.

NECESITADOS DE FINANCIAMIENTO

Facilitar el financiamiento a las provincias que más lo necesitan ayudará a conseguir que políticos regionales le den su apoyo a Fernández, pero para cuando lleguen las elecciones del 2011 la popularidad de la pareja presidencial entre los votantes tendrá más peso.

Con tasas de aprobación alrededor del 25 por ciento, Fernández tiene poco de esa ventaja particular.

“El plan (de desendeudamiento) es una importante movida de Kirchner dado que ofrece a las provincias cooperativas una fácil llegada financiera a las elecciones de 2011”, escribió Vladimir Werning, de JP Morgan en una nota enviada a clientes.

Como un extra, el programa también crea puentes entre diferentes facciones peronistas, agregó Werning.

El plan de desendeudamiento provincial pondrá más presión sobre las ajustadas finanzas previo a las elecciones. El gasto público es actualmente de un 30 por ciento anual, y analistas dicen que Fernández continuará a este ritmo, mientras intenta atraer votantes, especialmente en los sectores pobres.

“Todo lo que ves son movimientos defensivos, y todos requieren más y más gastos”, dijo el analista Sergio Berensztein, director de la consultora Poliarquía. “Esto se está volviendo cada vez más caro”.

CAPITAL POLITICO ESCASO

Fernández necesita el apoyo de las provincias para la aprobación de leyes en el Congreso, dijo Verónica Sosa, una economista de la consultora Economía y Regiones.

Podría gobernar mayoritariamente por decreto, pero eso alienaría más a los votantes, con su marido considerando postularse como candidato a la presidencia.

No obstante, ya comenzó a mostrar renuencia a depender de ese método.

Cuando se peleó con el ex presidente del Banco Central por su plan de usar reservas para el pago de deuda, lo despidió y firmó un decreto para transferir los fondos al Tesoro.

Pero también mandó una ley al Congreso con el mismo objetivo para cubrirse políticamente.

Debido a que los aliados de Fernández aún representan el mayor bloque en el Congreso, “conseguir unos pocos votos logra mucho”, dijo Carola Sandy, una economista con Credit Suisse.

Gobiernos provinciales recurrieron a medidas drásticas el año pasado para estirar sus presupuestos, ajustados por caídas en ingresos fiscales durante la crisis global. En la ciudad de El Dorado, provincia de Misiones, a empleados estatales les ofrecieron vales de supermercado por horas extra de trabajo.

Después de que el acumulado total del déficit provincial alcanzó casi el 1 por ciento del PIB en el 2009, salarios más altos de maestros y los salarios mínimos legales probablemente mantengan los presupuestos regionales bajo presión, escribió Sandy a clientes.

Con deudas provinciales pesando sobre los presupuestos de todo el país, Fernández tiene muchas maneras de conseguir que gobernadores ingresen al plan federal, por ahora.

“Lo único que sabe hacer este Gobierno es aumentar el gasto”, dijo Berensztein.

Editado en español por Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below