4 de agosto de 2010 / 20:06 / en 7 años

ACTUALIZA 2-Arrecia violencia protesta contra envíos gas en Perú

(Agrega detalles)

Por Patricia Vélez

LIMA, ago 4 (Reuters) - Pobladores que rechazan la exportación de gas sabotearon varias instalaciones de un ducto propiedad de firmas extranjeras en Perú, en medio de protestas sociales en el país andino que amenazan con ensombrecer el último año del Gobierno del presidente Alan García.

A la protesta contra los envíos de gas en la región cusqueña de La Convención, a unos 460 kilómetros al sureste de Lima, se suma otra de cocaleros que reclaman un cese de la erradicación de sus cultivos en el este del país y que ya dejó un muerto en la víspera.

Los manifestantes de Cusco temen que el incipiente negocio de exportación de gas produzca un desabastecimiento del combustible en el mercado local.

Pero el Gobierno afirma que las protestas tienen un trasfondo político de cara a las elecciones regionales de octubre, la antesala del comicio presidencial del 2011. El presidente García también ha dicho que en Perú hay gas suficiente para el consumo local y externo.

La firma Transportadora de Gas del Perú (TgP), en la que participan la argentina Pluspetrol y la estadounidense Hunt Oil, dijo en un comunicado que pobladores cortaron la fibra óptica de su gasoducto y asaltaron varios campamentos, quemando uno de éstos.

El alcalde de La Convención dijo a Reuters que los pobladores amenazaron con "radicalizar" su protesta y que rechazaban un llamado al diálogo presentado por el primer ministro Javier Velásquez.

"Los campesinos y nativos han tomado dos campamentos de la TgP (...) han tomado la determinación de radicalizar la medida", dijo el alcalde Marco Chalco, quien no detalló qué medidas tomarían los pobladores.

Medios locales habían informado que los manifestantes tomaron como rehenes a dos empleados que prestan seguridad a las instalaciones de TgP. Una fuente de la empresa confirmó a Reuters que fueron liberados.

"Estamos preocupados porque nos hemos quedado desabastecidos, no hay combustible, no hay salida hacia Cusco, no hay movimiento", agregó Chalco.

UN DOLOR DE CABEZA

La protesta se podría convertir en un nuevo dolor de cabeza para el Gobierno peruano, en el último año de mandato del presidente Alan García, un ferviente promotor de la inversión extranjera.

Además se teme que derive en mayor violencia.

En abril, seis personas murieron cuando miles de mineros artesanales se atrincheraron en una carretera del sur del país reclamando la derogatoria de varias leyes que argumentaban afectaban su sustento.

Asimismo, cruentas protestas en contra de la explotación de la riqueza natural de Perú dejaron el año pasado más de 30 muertos entre policías y nativos en una zona selvática y se tornaron el peor problema del segundo mandato de García.

El Gobierno afirma que las protestas tienen un trasfondo político ante la cercanía de los comicios regionales.

"Esta paralización es parte de una estrategia electoral, algunos están vinculados al Partido Nacionalista", liderado por la voz más visible de la oposición, Ollanta Humala, dijo el premier Velásquez a periodistas.

El primer ministro acusó a "dirigentes politizados" de impedir un diálogo entre los pobladores y el Gobierno y los responsabilizó por "cualquier desenlace fatal".

Perú inauguró en junio la primera planta de licuefacción de gas natural de Sudamérica, desde la cual la española Repsol-YPF (REP.MC) exportará el combustible hacia Norteamérica y Europa.

Reporte de Patricia Vélez, con reporte adicional de Enrique Mandujano. Editado por Javier Leira/Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below