4 de noviembre de 2010 / 22:03 / hace 7 años

ACTUALIZA1-Autoridades mercados emergentes combatirán alivio Fed

* Disputa por inyección dinero podría afectar acuerdo G-20

* Brasil dice medida Fed no ayudará a crecimiento global

* Asesor B. Central China advierte de futura crisis

* Trichet de BCE sigue confiado que EEUU apoya dólar fuerte

(Reescribe, agrega comentarios de Trichet, Mantega, Lagarde, cambia procedencia)

Por Ana Nicolaci Da Costa y David Chance

BRASILIA/SEUL, nov 4 (Reuters) - Los encargados de las políticas de las nuevas potencias económicas en América Latina y Asia criticaron la medida de la Reserva Federal de inyectar miles de millones de dólares para para impulsar el crecimiento estadounidense.

Las economías emergentes expresaron su disconformidad con la medida de la Reserva Federal, que hace aún menos probable un acuerdo sustantivo sobre desequilibrios globales en la cumbre del Grupo de los 20 líderes globales de la próxima semana en Seúl.

Los países en desarrollo amenazaron con medidas futuras para frenar los flujos de capital, que están presionando al alza a sus monedas frente al dólar.

"Todos quieren que la economía de Estados Unidos se recupere, pero no es para nada bueno sólo tirar dólares desde un helicóptero", dijo el ministro de Finanzas brasileño, Guido Mantega.

Brasil comentó que usaría la reunión del G-20 como un foro para quejarse de la decisión de la Fed de comprar 600.000 millones de dólares en deuda del Tesoro. Mantega expresó que es improbable que la medida estimule el crecimiento económico global y puede agravar los desequilibrios en la economía mundial.

"En la medida que el mundo no ejerza restricciones a la emisión de monedas globales como el dólar -y esto no es fácil-, entonces la ocurrencia de otra crisis es inevitable, lo que unos pocos occidentales sabios lamentan", dijo Xia Bin, asesor del banco central chino en un diario manejado por la entidad.

Dudas acerca de la política de Estados Unidos también fueron expresadas en el mundo desarrollado. El ministro de Economía alemán, Rainer Bruederle, indicó estar preocupado de que Estados Unidos está tratando de estimular el crecimiento inyectando liquidez en su economía.

Su contraparte francesa, Christine Lagarde, dijo que la reacción de las economías emergentes muestran la necesidad de reformas.

Sin embargo, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que está confiado de que Estados Unidos sigue apoyando un fuerte dólar, enfatizando que esto continúa en los intereses estadounidenses. El FMI también apoyó la política de la Fed.

POSIBLE FRACASO

El Ministerio de Finanzas y Estrategia de Corea del Sur dijo que consideraría "agresivamente" controles sobre los flujos de capital, y el ministro de Economía turco, Ali Babacan, en donde el banco central ha estado comprando altas cantidades de divisas en esfuerzos por evitar la apreciación de la lira TRY= frente al dólar, indicó que la política de la Fed puede fracasar.

Tailandia elevó la posibilidad de una acción concertada para combatir la avalancha de dólares que se espera llegue a los mercados emergentes.

Un alto funcionario indio, que habló con la condición de no ser identificado, afirmó que mientras Estados Unidos tenía el derecho a estimular su propia economía, otros también servían a sus propios intereses y dijo que cualquier acuerdo sobre las monedas en Seúl tenía que ser un "triunfo para ambos bloques".

El mes pasado, los ministros de Finanzas del G-20 discutieron un acuerdo que llevara al papel las visiones radicalmente diferentes de los dos principales combatientes, Estados Unidos y China.

Los funcionarios del Banco Central de Estados Unidos dicen que es injusto culpar sólo a la principal economía mundial de los desequilibrios globales, apuntando a países que mantienen sus tipos de cambio artificialmente bajos.

NINGUN OBJETIVO PROBABLE

El chino Xia advirtió en el diario Financial News que Pekín defenderá su propios intereses. "Debemos pensar en 'lo que es bueno para nosotros'".

"No me parece que este es el tipo de ambiente en el que un país se comprometerá a objetivos", dijo el estratega de Credit Suisse Olivier Desbarres.

Tras la medida de la Fed de comprar 600.000 millones de dólares en bonos de Estados Unidos, el banco central surcoreano salió a comprar su moneda KRW= el jueves en un intento por frenar su avance luego de alcanzar máximos de seis meses.

Otras monedas de alto rendimiento también subieron, como el dólar australiano, que llegó a un techo desde 1982 y Japón advirtió que estaba listo para intervenir y detener la escalada del yen, que podría perjudicar a sus exportadores.

En público, los funcionarios de Corea del Sur se manifestaron optimistas de un acuerdo en el encuentro del G-20, pero en privado, el optimismo sobre un pacto apoyado en números firmes ha sido limitado por la oposición de Alemania y China.

"Es muy difícil decir que tendremos números (fuera de la cumbre)", dijo un funcionario surcoreano que declinó ser identificado.

Seúl ha declinado anunciar controles a los flujos de capital por temor a pasar un bochorno antes del G-20, pero otros participantes han sido menos vergonzosos.

Brasil ha anunciado una serie de medidas en las últimas semanas para combatir la apreciación del real BRL= al intervenir directamente en el mercado y duplicar un impuesto a los flujos de capitales, aunque las medidas parecen no haber tenido mucho impacto.

México comentó que observaría de cerca por señales de que el exceso de liquidez estaba entrando en el país. Chile, aunque no es miembro del G-20, anunció nuevos límites para la inversión extranjera en fondos de pensiones en un intento por frenar la apreciación del peso.

Los ingresos de capital han sido masivos. Los flujos hacia fondos de mercados emergentes llegaron a 46.400 millones de dólares en el año a la cuarta semana de octubre, comparado con los 9.400 millones de todo el 2009, según la firma EPFR.

Los países están preocupados no sólo por el hecho de que la entrada de fondos hará subir sus divisas, si no que además las entradas podrían venir seguidas de una burbuja de inversiones en los mercados emergentes, cuando las monedas cambien eventualmente de dirección.

(Escrito por Krista Hughes y David Chance, reporte adicional de Froilán Romero en Santiago, Sakari Suoninen en Francfort, Jean-Baptiste Vey en Paris, Yoo Choonsik y Kim Yeonhee en Seul, Simon Rabinovitch en Pekin y Gernot Heller en Berlin)

REUTERS IB SA MF/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below