6 de junio de 2011 / 12:31 / en 6 años

Pese a pérdidas, aún no hay señales de pánico en Wall Street

Por Rodrigo Campos

NUEVA YORK, jun 6 (Reuters) - Más malas noticias podrían estar aguardando a las acciones en las próximas semanas, pero los inversores no están presionando aún el botón de pánico. Al menos no todavía.

Con un débil aumento del empleo y el fin del estimulo de la Reserva Federal ante los ojos de los inversores, la caída del 5 por ciento en el S&P 500 .SPX desde máximos de mayo está a mitad de camino de lo que el mercado llama una corrección: una caída del 10 por ciento desde su máximo anterior

El índice más amplio del mercado registró el viernes su peor semana desde mediados de agosto y su quinta semana consecutiva de descensos.

Pero los administradores de fondos mostraron cautela en lugar de angustia. La mayoría estima que los últimos datos confirman un débil trance, o una desaceleración, después de que el Gobierno dijo que la economía había creado la magra cantidad de 54.000 empleos en mayo.

Otros dicen que la economía podría estar encaminándose hacia una recaída en recesión.

La pronunciada caída en los rendimientos de los bonos soberanos apunta también a una preocupación similar, pero un traspié total DE las acciones no está en las cartas aún, dicen inversores.

En lo que va del año las acciones aún están en terreno positivo, con un alza del 5 por ciento en el promedio Dow Jones .DJI, en tanto el S&P 500 y el Nasdaq .IXIC subieron ambos cerca de un 3 por ciento.

“Los mercados tendrán altibajos. Estarán buscando la validación de que ésto es tan solo un débil trance que estamos pasando”, dijo Mike Ryan, jefe de administración de riqueza de UBS Financial Services Inc en Nueva York.

Algunos reconocen que los mercados bursátiles podrían sufrir nuevos descensos tras los problemas de la deuda soberana en Europa o por el contagio de la violencia en Yemen a Arabia Saudita, que podría hacer subir los precios del petróleo, golpeando el bolsillo del consumidor.

La falta de datos económicos que muevan el mercado o ganancias corporativas en la próxima semana podrían también hacer que los nerviosos inversores opriman el botón de venta con mucha mayor frecuencia que de costumbre.

Pero el mantra del mercado de “comprar en bajas”, que funcionó desde que la Fed comenzó la segunda ronda de su alivio cuantitativo en agosto, podría prevalecer.

“¿Es posible otro (descenso del) 5 por ciento? No veo por qué no, debido a los riesgos de contagio en Europa”, dijo Natalie Trunow, presidenta de finanzas de acciones en Clavert Investment Management en Bethesda, Maryland.

“El mercado esta constantemente reconciliándose con el hecho de que esta es una lenta recuperación. Tuvimos una dolorosa colisión y una crisis y estamos saliendo dolorosa, gradualmente. Este retroceso, y los posibles nuevos retrocesos de aquí en más y durante el próximo par de meses, yo lo veo como puntos atractivos para que entren inversores a largo plazo”, agregó.

Datos que mostraron ingresos netos en fondos de capitales globales podrían confirmar que los inversores no están listos para tirar la toalla.

Los fondos de capital seguidos por EPFR Global mostraron ingresos de 1.700 millones de dólares durante la semana que finalizó el miércoles pasado, distribuidos equitativamente entre los mercados desarrollados y emergentes. Las cifras siguen a tres semanas de salida de efectivo que totalizaron 18.000 millones de dólares.

Desde una perspectiva técnica, el mercado bursátil de Estados Unidos mostró cierta resistencia también, a pesar de los negativos datos de empleo.

El S&P 500 pudo cerrar el viernes justo por encima de 1.300, manteniendo justo sobre un mínimo de abril de 1.295 puntos, que se fija como una sólida resistencia a corto plazo.

Seguramente, no todos los inversores ven un trance pasajero en los datos económicos. El informe de nóminas del viernes confirmó la pérdida de impulso en la economía, que ya fue señalado por otros datos, desde el gasto del consumidor hasta la fabricación.

La finalización del segundo programa de alivio monetario de la Fed, que ayudó a impulsar al S&P 500 un 30 por ciento en los ocho meses a abril, está quitando del mercado una muy necesitada fuente de liquidez.

Reporte de Rodrigo Campos; reporte adicional de Caroline Valetkevitch, Lucia Mutikani yRyan Vlastelica. Editado en español por Hernán García y Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below