3 de noviembre de 2010 / 18:58 / en 7 años

ACTUALIZA 2-Fed asume medida audaz para apuntalar economía EEUU

(Actualiza con más detalles)

Por Pedro da Costa y Mark Felsenthal

WASHINGTON, nov 3 (Reuters) - La Reserva Federal lanzó el miércoles una nueva y controversial política, al comprometerse a comprar 600.000 millones de dólares más en bonos del Gobierno hasta mediados del próximo año, en un intento por darle respiro a una alicaída economía estadounidense.

La decisión, que llevó a la Fed a terreno desconocido, tiene como objetivo disminuir aún más el costo del préstamo al consumidor y las empresas, que aún sufren los efectos de la peor recesión en décadas.

El banco central de Estados Unidos dijo que comprará cerca de 75.000 millones de dólares mensuales en bonos del Tesoro de largo plazo. Agregó que revisaría regularmente el ritmo y tamaño del programa y lo ajustaría dependiendo del ritmo de la recuperación.

Cerca del 90 por ciento de sus compras se centrarían en bonos del Tesoro con vencimientos entre dos años y medio y 10 años, dijo el Banco de la Reserva Federal de Nueva York en un comunicado.

“Esto provee al mercado claridad adicional”, dijo Jeff Kleintop, jefe estratega de mercados con LPL Financial en Boston. “La cuestión es si esto será suficiente”.

Los precios de los bonos del Tesoro a 30 años cayeron fuertemente después que la Fed anunció su decisión, mientras que los principales índices de acciones tocaron mínimos de sesión. El dólar, por su parte, cayó contra el euro.

El tamaño general del programa fue ligeramente mayor que los 500.000 millones de dólares que esperaban muchos analistas, aunque el ritmo de compras mensuales estuvo cerca de las expectativas de unos 100.000 millones de dólares mensuales.

FED DECEPCIONADA POR PROGRESO DE ECONOMIA

En el comunicado emitido tras el encuentro, la Fed describió a la economía como “lenta” y dijo que los empleadores seguían renuentes a aumentar las nóminas. Dijo también que las medidas de inflación “era de alguna manera bajas”.

“Aunque el comité anticipa un retorno gradual a altos niveles de utilización de recursos en un contexto de estabilidad de precios, el avance hacia sus objetivos ha sido decepcionantemente lento”, dijo la Fed.

El banco central estadounidense reiteró su compromiso de mantener la tasa de fondos federales en niveles ultrabajos por un periodo prolongado. Algunos analistas habían especulado que la Fed podría ampliar este compromiso.

El presidente de la Fed de Kansas City, Thomas Hoenig, continuó aferrado a su disidencia, señalando que el riesgo de compras adicionales de valores era mayor que los beneficios.

En un comunicado separado, la Fed de Nueva York dijo que relajaría temporalmente una regla que limita al 35 por ciento la propiedad de algún valor particular. Agregó que se permitirá que suban las tenencias por encima de se umbral “sólo en incrementos modestos”.

Incluyendo los planes vigentes de la Fed para reinvertir el efectivo recaudado tras el vencimiento de sus activos, la Fed de Nueva York esperar negociar entre 850.000 a 900.000 millones de dólares en compras de bonos hasta el segundo trimestre del 2011.

Con la economía que creció sólo a un 2 por ciento interanual en el tercer trimestre y una tasa de desempleo que no baja del 9,6 por ciento, la Fed estaba bajo presión por tomar más medidas para estimular la actividad empresarial.

El banco central ya había reducido la tasa de interés a un día a cerca de cero en diciembre del 2008 y ha comprado cerca de 1,7 billones de dólares en deuda del Gobierno y bonos vinculados a hipotecas.

Esas compras, no obstante, se registraron cuando los mercados financieros fueron estremecidos por la crisis, y economistas y funcionarios de la Fed por igual están divididos en torno a qué tan efectivo será el nuevo programa.

De hecho, Hoenig y otros funcionarios de la Fed se preocupan de que más compras de bonos podrían causar más daño que beneficios al proveer combustible para que la inflación se encienda cuando la recuperación finalmente gane fuerza.

Con la perspectiva de un largo periodo de rendimientos ultrabajos en Estados Unidos, los inversionistas están mudando sus capitales hacia los mercados emergentes, presionando al alza las monedas de esas economías. Los mercados emergentes, preocupados por la perdida de competitividad de sus exportaciones, ya han reclamado.

“Estamos todos bajo el ataque de una política monetaria relajada en Estados Unidos”, dijo el martes a inversionistas el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry.

Reporte adicional de Emily Kaiser

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below