2 de junio de 2010 / 15:28 / en 8 años

BREAKINGVIEWS-Wall St, el mal hábito de informar en fin semana

-El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales-

Por Antony Currie

NUEVA YORK, jun 2 (Reuters Breakingviews) - A nadie le gusta dar noticias malas o desagradables.

Pero últimamente, Wall Street ha estado soltando a hurtadillas algunos de sus acontecimientos menos agradables justo antes del fin de semana.

La oportunidad posiblemente cumpla la letra de las normas de transparencia, pero difícilmente el espíritu.

Morgan Stanley (MS.N) es el último culpable. El banco de inversión eligió la tarde del fin de semana largo pasado para soltar que estaba más que duplicando el salario básico anual del presidente del directorio, John Mack, hasta 2 millones de dólares.

La cifra sigue la línea del plan de Morgan Stanley para construir un esquema de pagos más equilibrado que descanse menos en los bonos anuales.

Está bien, pero entonces ¿por qué dar a conocer la noticia cuando estadounidenses y británicos estaban saliendo para su primer fin de semana largo de la temporada?.

Mack ha estado en su nuevo rol durante cinco meses, seguramente no el tiempo suficiente para justificar el enorme aumento de salario.

Pero la compensación para los banqueros sigue siendo un asunto candente, tal como lo era cuando se anunció su nombramiento en septiembre. Esa es la razón por la cual se anuncia a escondidas, un intento de mejorar los salarios por debajo de la alfombra.

No es la primera vez en este año que Morgan Stanley espera a un fin de semana alargado por un feriado.

Después del cierre de los mercados el día anterior al Viernes Santo, la firma informó que estaba registrando amortizaciones por cerca de 1.000 millones de dólares por Revel, su inversión en casinos de Atlantic City.

Goldman Sachs (GS.N) también es un agradecido de los viernes. En febrero, esperó hasta que la mayoría se hubiera ido a casa por el fin de semana antes de informar a los mercados que el presidente ejecutivo, Lloyd Blankfein, estaba obteniendo un bono por 9 millones de dólares por el año pasado.

Esas no son las transgresiones más atroces.

Morgan Stanley tuvo la gracia de reportar y explicar una pérdida de 10.000 millones de dólares relacionada con obligaciones de deuda colateralizadas a mediados de la semana en el 2007.

Las dos firmas difícilmente tengan la exclusiva sobre la estrategia de informar a hurtadillas: los políticos son los maestros en filtrar información durante los fines de semana y las empresas tratan generalmente de sepultar las malas noticias de ganancias cuando la mayor parte de los accionistas no están mirando.

Pero la última cosa que necesita Wall Street es otra mala nota de inversionistas y contribuyentes enojados y en pena.

Editado en español por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below