April 15, 2020 / 10:01 PM / 4 months ago

ACTUALIZA 1-Argentina, una "caja negra" a medida que negociación por deuda se acerca a final

(Actualiza con más citas e información)

Por Karin Strohecker, Tom Arnold, Marc Jones y Cassandra Garrison

LONDRES/BUENOS AIRES, 15 abr (Reuters) - Las negociaciones de Argentina por una deuda de 70.000 millones de dólares están en sus últimas etapas, con bonistas preparándose para lo peor en momentos en que el país ultima los detalles de una demorada oferta de reestructuración que los acreedores temen implicará fuertes pérdidas.

El Gobierno de Argentina, cuya economía está sitiada por una prolongada recesión y una crisis financiera, anunciaría el jueves su propuesta a acreedores internacionales para postergar pagos de sus instrumentos emitidos bajo ley extranjera.

Los dirigentes de la nación sudamericana han advertido a acreedores que el país necesitará una quita sustancial y que la oferta que hagan debe ser viable, en momentos en que la pandemia global de coronavirus amenaza con mantener al país en una profunda recesión en el 2020.

“Los términos podrían ser bastante duros y más duros de lo que el mercado estaba calculando, así que estamos tomando precauciones con Argentina”, dijo Jean-Charles Sambor, titular del área de ingresos fijos en mercados emergentes de BNP Paribas Asset Management.

La oferta es uno de los capítulos clave del drama financiero que comenzó el año pasado cuando el actual presidente de centroizquierda Alberto Fernández derrotó al entonces mandatario liberal Mauricio Macri en las presidenciales.

El martes Argentina presentó un registro de deuda de 50.500 millones de dólares ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, allanando el camino para la emisión de nuevos instrumentos bajo ley extranjera en lo que probablemente sea una oferta de canje de deuda.

Además, el país pidió a los países del Club de París posponer por un año un pago de 2.100 millones de dólares previsto para mayo próximo, informó el miércoles la agencia estatal de noticias, Télam.

Con las negociaciones demoradas por el coronavirus -que impulsó a Argentina a aplicar una cuarentena general y obligatoria y a cerrar sus fronteras- tenedores de bonos se han quejado de una falta de compromiso y transparencia del Gobierno.

“Argentina es una caja negra. No se qué esperar”, dijo a Reuters un bonista que pidió no ser identificado.

“Probablemente el coronavirus sea utilizado como una excusa para que sea más difícil para que el Gobierno alcance un superávit primario, entonces pedirán por un recorte más grande para hacer más sustentable la deuda. Existe el riesgo de que usen ese argumento”, señaló.

Un portavoz del Ministerio de Economía argentino no quiso realizar comentarios al ser consultado por Reuters.

OFERTA DURA ESPERADA

Otro tenedor de bonos argentinos dijo que existían señales de que el país iba a buscar negociar de manera dura, aún si eso significaba conseguir la aprobación de un número limitado de acreedores.

“Argentina está haciendo lo que siempre hace Argentina”, señaló, haciendo referencia a negociaciones previas del país con acreedores, entre las que se destaca el ‘default’ de la crisis 2001/02 que se extendió durante más de una década.

También endeudado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el país sudamericano ha sostenido que quiere mantener relaciones más amigables con acreedores, aunque ese deseo está lejos de ser uno simple de cumplir.

Muchos de los bonos que actualmente están siendo renegociados tienen cláusulas de acción colectiva que requieren la aceptación de los tenedores de hasta el 75% de la deuda en algunos casos.

Otro gerente de fondos de cobertura dijo que hace rato que inversores cuestionan la postura argentina, a la que describió como “diseñada para exprimir bonistas al máximo a la par de ser irrealista en sus objetivos de poner al país en la senda correcta”.

En tanto, la propuesta -que se aplicaría solo a bonos emitidos bajo ley extranjera- también está lejos de resolver los problemas de deuda de Argentina. Muchas de las provincias del país, entre ellas el distrito más poblado Buenos Aires, están realizando sus propias negociaciones con acreedores.

Jean-Charles Sambor señaló que tanto la variedad de deuda con diferentes cláusulas de acción colectiva como la suma de pasivos provinciales aumentaba la complejidad de la crisis argentina.

“Los cronogramas también son muy distintos, tenés muchas partes interesadas: desde personas angustiadas a fondos de cobertura a inversores de dinero real, y hay intereses distintos”, explicó. “Creemos que podría ser un proceso bastante extenso”. (Reporte de Karin Strohecker, Tom Arnold, Marc Jones y Cassandra Garrisson, Escrito por Cassandra Garrison, Traducido por Maximilian Heath, Editado por Walter Bianchi y Manuel Farías)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below