August 30, 2019 / 4:47 PM / 2 months ago

ACTUALIZA 2-Bancos en Argentina deberán tener autorización para distribuir resultados: banco central

(Actualiza con baja de calificación de Moody’s, información. Agrega firma de autor y cambia procedencia)

Por Hugh Bronstein y Cassandra Garrison

BUENOS AIRES, 30 ago (Reuters) - Los golpeados bonos y la moneda de Argentina siguieron cayendo el viernes en medio de recortes de la calificación soberana de la deuda por parte de tres agencias crediticias y una nueva medida que el banco central dijo que garantizará la liquidez del sistema financiero del país y evitará cualquier falta de dinero.

El banco central ha utilizado casi 1.000 millones de dólares en reservas desde el miércoles solamente, en un esfuerzo por apuntalar al debilitado peso.

“En momentos de mayor incertidumbre, buscamos que la liquidez del sistema sea mayor para evitar cualquier tipo de falta de dinero”, explicó la entidad en un comunicado.

El banco central dijo que con esta medida garantiza que se mantenga la liquidez del sistema, para que los depositantes puedan hacerse del dinero que demandan.

La medida consiste en “pedir una autorización para la distribución de dividendos, no importa si los distribuyen acá o afuera”, dijo a Reuters una fuente del banco central.

Los activos argentinos comenzaron a derrumbarse tras la derrota del oficialismo en las elecciones primarias (PASO) de este mes frente al peronista opositor Alberto Fernández.

La noticia se da en momentos en que el peso se derrumba ante el dólar a pesar de una masiva intervención del banco central, que desde las primarias del 11 de agosto lleva vendidos 2.010 millones de dólares de sus reservas internacionales.

Un recorte de calificación soberana por parte de Standard & Poor’s activó mecanismos de ventas automáticas de algunos de los gigantescos fondos de pensiones de Alemania.

S&P dijo el jueves que la decisión de Argentina de extender “unilateralmente” los vencimientos de sus obligaciones constituye un incumplimiento de pagos, y advirtió que la calificación crediticia soberana en moneda local y extranjera del país a corto plazo pasaría a “default selectivo”.

El viernes la agencia S&P Global Ratings retiró el “default selectivo” en el que había puesto a la deuda soberana argentina el día anterior, luego de que entraran en vigencia nuevas condiciones para papeles de corto plazo a los que el gobierno había extendido unilateralmente el plazo.

La medida deja la calificación de largo plazo de la deuda soberana en “CCC-“, muy cerca del impago, y la de corto plazo en “C”.

Después del cierre del mercado, la agencia crediticia Fitch recortó la calificación de la deuda argentina a “default selectivo”. Y poco después llegó una baja de calificación de Moody’s Investor Service, que dijo que la nueva medida del banco central y una mayor incertidumbre política se asociaban con una posible victoria de Fernández en octubre.

Moody’s bajó la calificación de Argentina a “Caa2” y la colocó en revisión para otro recorte.

RESERVAS DEL BANCO CENTRAL

Los diferenciales de riesgo crecieron a niveles no vistos desde 2005 mientras que el peso ampliaba su desplome en lo que va del año a 36%, intensificando los temores sobre la capacidad del Gobierno para honrar su deuda denominada en dólares.

Los bonos de Argentina denominados en euros con vencimiento en 2033 llegaron a desplomarse casi 4,7 centavos mientras que los títulos a 2027 caían casi 2 centavos .

El denominado “bono centenario” de Argentina que vence en 2117 se negoció en un mínimo histórico debajo de 38 centavos por dólar de valor nominal, mostrando el tipo de quita que esperan los mercados.

En tanto, el peso cerró con una caída del 2,72 por ciento a 59,52 pesos por dólar, ampliando la caída en lo que va de 2019 a 35,96%. Los bonos soberanos cayeron un promedio de 5,5 por ciento durante el día, dijeron operadores.

Las ventas del viernes extendieron las pérdidas de los mercados argentinos después de que el presidente liberal Mauricio Macri fue derrotado ampliamente en las elecciones primarias de este mes por el opositor peronista Fernández.

Las elecciones generales, en las que Fernández ahora se presenta como un posible claro ganador, serán el 27 de octubre. Los inversores temen que un regreso del peronismo de centroizquierda al poder pueda augurar una nueva era de fuerte intervención gubernamental.

También sospechan que el plan para extender los plazos de la deuda hará poco más que comprar tiempo y podría no servir para impedir un default más serio en algún futuro.

Los diferenciales que miden el riesgo de la deuda argentina aumentaron 212 puntos básicos a 2.483 unidades el viernes, récord desde 2005, según el índice EMBI Plus de J.P. Morgan.

El viernes, el banco central dijo que comenzaría a comprar deuda de corto plazo de los fondos de inversión locales afectados por el plan del gobierno para extender los vencimientos de las obligaciones.

El banco central ha usado alrededor de 10.000 millones de dólares de sus reservas este mes para pagar vencimientos de deuda que los atemorizados inversores dejaron de refinanciar y para abastecer de divisas al alterado mercado cambiario local. (Reporte de Marc Jones en Londres; Hugh Bronstein, Walter Bianchi, Gabriel Burin y Hernán Nessi en Buenos Aires; Rodrigo Campos en Nueva York; traducido en español por Gabriel Burin y Lucila Sigal; Editado por Maximilian Heath)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below