5 de diciembre de 2014 / 20:04 / en 3 años

ANALISIS-Riesgo de default de Venezuela se dispara: IFR

Por Paul Kilby y Davide Scigliuzzo

5 dic (IFR) - La dramática caída de los precios del petróleo ha puesto en aprietos a Venezuela para cubrir sus déficits financieros, mientras que la cesación de pagos se erige como una amenaza para la potencia petrolera, a menos que el Gobierno modifique su curso, dijeron analistas.

Medidas parciales para atender los déficits fiscales pueden permitir que el país supere la situación en el corto plazo, pero persiste el temor a que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro retrase cambios en su política, tan impopulares como imprescindibles, antes de las elecciones de la Asamblea Nacional a fines del próximo año.

El mercado ya ha incorporado en los precios una probabilidad más alta de default o incumplimiento de pagos hacia el 2017, cuando el país se enfrenta a un aumento de los vencimientos de deuda. Esto se refleja en las curvas de rendimiento invertidas tanto de la petrolera estatal PDVSA y de Venezuela, con retornos en la parte baja del 30 por ciento en 2016 y 2017, pero que caen al área del 20 y 10 por ciento para 10 años y plazos mayores.

“Si las actuales políticas no cambian, el mercado ve un mayor riesgo de default en dos años”, dijo Michael Roche, analista de renta fija de mercados emergentes de Seaport Group.

La Frecuencia Esperada de Incumplimiento (Expected Default Frequency) de Venezuela -una medida de riesgo crediticio de Moody’s basada en datos de mercado- alcanzó la semana pasada un nuevo máximo de 11,61 por ciento, por encima de otros emisores soberanos en problemas como Puerto Rico (7,1 por ciento) y Ucrania (4,6 por ciento).

Está además sobre el 7,75 por ciento de Argentina en el verano boreal pasado, justo antes de que cayera en un incumplimiento de pago.

DIFERENTES SITUACIONES

Señales de que los mercados se están preparando para un escenario de reestructuración se han hecho también más abundantes.

La semana pasada, un panel organizado por Cleary Gottlieb - la firma legal que asesora a Argentina en su disputa legal con acreedores no reestructurados- se centró en esos asuntos, incluyendo si a Venezuela le sería más fácil incumplir sus obligaciones soberanas en lugar de los bonos emitidos por PDVSA.

Todos los bonos de PDVSA necesitan de la unanimidad para modificar los términos del capital y el interés, pero la mayoría de la deuda emitida por el soberano contiene cláusulas de acción colectiva que permiten a una mayoría de un 75 por ciento llegar a un acuerdo de reestructuración que sea vinculante para todos los inversores en una serie particular.

La distinción, sin embargo, puede no ser una diferencia significativa en una cesación de pagos desordenada.

“Consideramos a PDVSA y el soberano como uno y el mismo”, dijo Kevin Daly, un gerente de cartera de Aberdeen Asset Management. “Si el Gobierno fuese a incumplir sólo sus bonos soberanos, los bonos de PDVSA colapsarían también”.

Los fondos estadounidenses especializados en deuda en problemas han comenzado a ver más de cerca a Venezuela, de la misma manera en que se interesaron por Argentina antes de que cayera en cesación de pagos este año.

REVISIÓN DE LIBROS

El argumento de inversión puede no ser tan apremiante como en el caso de Argentina, pero varias personas participaron en un viaje a Caracas organizado en semanas recientes por JP Morgan para inversores en situación especial interesados en saber más sobre el emisor soberano.

“Los inversores estadounidenses en deuda en problemas están recaudando información y haciendo una revisión de los libros”, dijo Roche. “Si hay algo, están mirando a PDVSA - la entidad que tiene bienes que pueden anexarse”.

Mientras, el mercado está relativamente confiado en que el Gobierno puede encontrar soluciones financieras de corto plazo sin sacudidas políticas.

Un ejemplo son los 1.750 millones de dólares que Venezuela recaudó por la venta a Goldman Sachs de unos 4.000 millones de dólares de deuda empaquetada de Petrocaribe, según reportes.

Goldman Sachs no quiso hacer comentarios sobre la operación.

Considerando los actuales precios del petróleo, el país se enfrenta a un déficit de 18.000 millones de dólares para financiar sus importaciones y el pago de su deuda, lo que en parte puede ser cubierto con soluciones extraordinarias, dijo Jorge Piedrahita, presidente ejecutivo de la correduría Torino Capital.

Estas incluyen securitizaciones de créditos de Petrocaribe, acuerdos recientes con China sobre plazos de préstamos, la reducción de importaciones y la venta de las operaciones de la unidad de PDVSA en Estados Unidos, CITGO.

“No creo que estén en el punto en que la discusión sea: '¿Pago la deuda o alimento a la gente?”, dijo Piedrahita. “Creo que pueden hacer ambas cosas. Probablemente están a más de un año de esa discusión”.

Patrick Esteruelas, un analista de emisiones soberanas del administrador de activos de mercados emergentes Emso, tiene una percepción similar.

“El riesgo de cesación de pagos de Venezuela en el 2015 sigue siendo manejable y muy bajo. Claramente bajo el 45 por ciento de probabilidad de default implícita en los seguros de incumplimiento de crédito (CDS) a un año. Diría que es menos de la mitad de eso”.

Para ver todos los informes de IFR por favor vaya a www.ifrmarkets.com

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below