23 de diciembre de 2013 / 20:29 / en 4 años

BREAKINGVIEWS-La gestión de gobierno importará mucho en América Latina

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por Martin Hutchinson

NUEVA YORK, 23 dic (Reuters) - Todo parece indicar que en América Latina cada vez importará más la capacidad para llevar adelante una buena gestión de gobierno, tras una década de dinero fácil y auge de los recursos naturales que permitió a malas administraciones ir a la par de las buenas.

Ahora el escenario ha cambiado. Con los precios de las materias primas en baja y las tasas de interés en camino inverso, aquellos gobiernos que respetan los derechos y la propiedad de los inversores y al mismo tiempo gastan con prudencia deberían de tener mejores desempeños que sus vecinos menos disciplinados.

América Latina comenzó con buen pie el siglo XXI, principalmente por el prolongado aumento de los precios de las materias primas hasta 2011.

Como resultado, países con gobiernos derrochadores como Argentina y Venezuela, o pródigos como Brasil, fueron capaces de prosperar casi a la par de otros administrados de manera más conservadora, como Chile, Colombia y Perú.

Solamente México, donde las materias primas representaron menos del 20 por ciento de las exportaciones en 2012 -en comparación al 60 por ciento de Brasil-, no logró beneficiarse demasiado con el aumento de precios.

Pero ese boom ha llegado a su fin, como muestra por ejemplo un índice combinado de materias primas de Thomson Reuters, que ha caído un 10 por ciento desde diciembre de 2011. En consecuencia, Venezuela, Argentina y Brasil enfrentan dificultades que se intensificarán en 2014 sin un rebote de los precios de las materias primas.

Venezuela, por ejemplo, depende sobremanera de un barril de petróleo a 100 dólares, pues cada dólar que los precios promedio del crudo caen por debajo de ese nivel le restan casi 1.000 millones de dólares en ingresos anuales en moneda fuerte. Cualquier descenso de los precios recortará el flujo de fondos hacia el Gobierno y empeorará su posición fiscal.

En Brasil el panorama no es muy alentador. El Producto Interno Bruto se contrajo un 0,5 por ciento en el tercer trimestre, las tasas de interés han subido en seis ocasiones desde abril, el gasto público continúa creciendo, el endeudamiento de los consumidores es alto y el déficit de cuenta corriente anual es un 3,7 por ciento del PIB.

El modelo de financiación estatal que ha seguido Brasil este siglo está en peligro. El próximo año podría enfrentar a los políticos brasileños con una incómoda realidad de mercado. Con la moneda aún sobrevalorada en términos de poder de compra, un debilitamiento del real es probable.

Otros países dependientes de materias primas deberían de sufrir menos.

El precio del cobre, principal exportación de Chile, está mostrando una relativa fortaleza. Además, el país tiene un bajo nivel de endeudamiento y un fondo de estabilización de 15.000 millones de dólares para protegerse en caso de que la situación económica empeore. Eso le da a la presidenta Michelle Bachelet -que asumirá su segundo mandato en marzo del 2014- algo de espacio para responder a los demandas por reformas.

Colombia tiene una alta dependencia del petróleo, pero su balanza de pagos ha mejorado en los últimos trimestres y su administración es pequeña, con un presupuesto cercano al equilibrio. La balanza de pagos de Perú muestra un déficit, pero sus exportaciones están mas diversificadas que las de Colombia y su presupuesto cerró 2012 con superávit y está equilibrado en 2013.

El que quedaría al margen de este panorama es México, que se beneficiará de manera desproporcionada del crecimiento de Estados Unidos, de su liberalización de mercado y de la inversión extranjera en el sector manufacturero.

Siendo la economía latinoamericana menos dependiente de las materias primas, con una mejoría de la administración gubernamental bajo el mandato de Enrique Peña Nieto y un sector petrolero que finalmente se abre al mundo, México está en camino de opacar a sus vecinos del sur.

Con el alza de las materias primas extinguiéndose, los inversores en la región tendrán que analizar cuidadosamente. Una de las apuestas más simples podría ser la mejor: posición larga en pesos mexicanos y corta en reales. Ante el revivir de la economía estadounidense y la incertidumbre política y económica en Brasil, ambas partes de la apuesta se ven atractivas. (Editado en español por Hernán García)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below