12 de agosto de 2013 / 1:37 / hace 4 años

ACTUALIZA 6-Candidatos de Fernández ampliamente derrotados en primaria Argentina

* Primarias fueron prueba de fuego para la presidenta Fernández

* Severa derrota de peronismo oficialista en distrito clave

* Inversores esperaban apoyo a un cambio político

* Legislativas posicionarán candidatos a sucesión presidencial en 2015 (Agrega cita de presidenta Fernández y de analista, actualiza resultados)

Por Guido Nejamkis

BUENOS AIRES, 11 ago (Reuters) - Los candidatos de la presidenta Cristina Fernández sufrieron una dura derrota el domingo en las primarias para los comicios legislativos de octubre, un resultado que expone la pérdida de popularidad de la mandataria argentina y aleja la posibilidad de una reforma constitucional para que extienda su Gobierno más allá del 2015.

Postulantes de la fragmentada oposición triunfaron en todos los principales distritos de Argentina, como las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza, y en la Ciudad de Buenos Aires, según avanzados resultados oficiales parciales.

En la crucial provincia de Buenos Aires, hogar de un 40 por ciento de la población argentina, la lista liderada por el peronista opositor Sergio Massa aventajaba por seis puntos porcentuales a los postulantes respaldados por Fernández, contabilizadas un 51 por ciento de las mesas de votación.

"Los bonaerenses han elegido para octubre una fuerza política que los represente en la lucha contra la inseguridad, que los represente en la lucha contra la inflación, que los represente en la lucha contra los impuestos (...) que a veces le pisan la cabeza a trabajadores y jubilados", dijo Massa celebrando su triunfo.

El llamado "voto útil" en las elecciones de octubre podría ampliar aún más la ventaja de Massa, ya que se espera una mayor confluencia del voto opositor hacia el mejor colocado en la primaria, lo que puede poner en riesgo el dominio de Fernández en el Congreso, especialmente en el Senado.

Las primarias eran consideradas como un gigantesco sondeo de cara a las elecciones legislativas del 27 de octubre porque permiten medir la popularidad del Gobierno y verificar si los aliados de la presidenta Fernández cuentan con fuerza suficiente para intentar una reforma constitucional que la habilite a competir por una nueva reelección.

Los candidatos a diputado por la facción peronista de Fernández, el Frente Para la Victoria (FPV), obtenían un 25 por ciento de los votos a nivel nacional, menos de la mitad de los que habían logrado en el 2011, cuando Fernández fue reelecta.

Desde entonces, una aceleración de la inflación que supera el 25 por ciento anual según economistas privados, un impopular control de cambios para mitigar una fuga de capitales y una economía que pasó del auge a una desaceleración brusca dañaron la confianza de los consumidores y la inversión.

"Un voto por debajo del 40 por ciento para el FPV podría ser positivo en el mercado, al indicar la posibilidad de un cambio político en el 2015", dijo una nota de investigación de Barclays.

Los candidatos de la mandataria fueron derrotados incluso en la provincia de Santa Cruz, cuna política del llamado "kirchnerismo", la corriente peronista de Fernández que lideraba su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner.

Al referirse a la derrota, Fernández dijo ante sus adeptos en un desafiante discurso que "vamos a seguir profundizando la transformación... Esto desata movimientos y fuerzas muy fuertes y nos obliga a redoblar el esfuerzo".

La derrota de los candidatos de Fernández llega en un momento turbulento para el oficialismo, por una mayor resistencia dentro del peronismo -un variopinto movimiento que alberga todo tipo de ideologías- a la política económica intervencionista de la mandataria.

Ex jefe de Gabinete en la primera presidencia de Fernández y actualmente un popular alcalde favorable a políticas amistosas con el mercado, Massa se impuso sobre el principal candidato oficialista, Martín Insaurralde, otro alcalde a quien Fernández había acompañado personalmente en sus actos proselitistas.

En su campaña, Massa centró sus ataques al Gobierno en cuestiones como la alta inflación en el país, la elevada carga tributaria y la creciente violencia urbana.

Colaboradores de Massa han dicho a Reuters que el alcalde busca representar el "post kirchnerismo" tras 10 años de dominio de Fernández y su esposo en la política argentina.

"Hay una lectura nacional del resultado, hay una tendencia que muestra un fuerte desgaste del oficialismo. Es una derrota de grandes dimensiones", dijo Sergio Berensztein, analista político de la consultora Poliarquía.

Unos 30,5 millones de personas estaban habilitados para votar y, según el Gobierno, más de 70 por ciento concurrió a las urnas.

Alberto Ramos, analista senior en Goldman Sachs, dijo a Reuters que "estas elecciones deben ser vistas como una encuesta más amplia de cara a las elecciones legislativas de octubre y un barómetro del apoyo popular al modelo actual de política heterodoxa".

"Probablemente vamos a estar viendo un nuevo Gobierno en el 2016 y el mercado estará tratando de identificar quién emerge de estas elecciones con más apoyo político y quién podría ser un candidato viable para suceder al actual Gobierno", agregó.

REFORMA A CONSTITUCION IMPROBABLE

La mandataria necesitaría una reforma de la Constitución -que requiere de mayoría calificada en el Congreso- para competir por un nuevo mandato, ya que la actual Carta Magna veta la posibilidad de tres períodos presidenciales consecutivos.

Fernández ha dicho que no persigue "perpetuarse en el poder", pero sus seguidores no se cansan de repetir que la Constitución debería reformarse para permitirle un tercer período presidencial. La mandataria deberá entregar el poder en diciembre del 2015.

El analista político Jorge Daniel Giacobbe dijo que después de los comicios de octubre comenzará el momento de la transición hacia un nuevo Gobierno.

"Si ellos quieren intentar otra reelección lo van a hacer, no importa el resultado de las elecciones", dijo. "Pero yo no creo que el 'kirchnerismo' vaya por una reelección, no importa los votos que saque. No hay sustento social para eso", agregó.

En los comicios de octubre se renovarán 24 bancas en el Senado -un tercio del cuerpo-, y la mitad de los 257 asientos de la Cámara de Diputados.

Según analistas, el desempeño mediocre de los candidatos del Gobierno en los comicios posiciona favorablemente al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli -un aliado crítico de Fernández-, como candidato presidencial del peronismo oficialista en el 2015.

Otros posibles candidatos a la presidencia son el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el empresario de centroderecha Mauricio Macri; el socialista ex gobernador de Santa Fe Hermes Binner; y el gobernador de Córdoba, el peronista José Manuel de la Sota.

Al igual que Massa, Scioli, Macri y De la Sota son vistos como favorables a políticas económicas ortodoxas. (Reporte de Guido Nejamkis y Hugh Bronstein, editada por Luis Azuaje y Alejandro Lifschitz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below