May 8, 2018 / 11:04 AM / 3 months ago

RPT-BREAKINGVIEWS-El banco central argentino mantiene el control... por ahora

(Repite nota transmitida en la noche del lunes, texto sin cambios)

Por Richard Beales

NUEVA YORK, 7 mayo (Reuters Breakingviews) - Un turista con dólares en Buenos Aires se deja cautivar fácilmente. Sin embargo, la realidad argentina está lejos de ser idílica. La inflación llegó a más del 25 por ciento anual a marzo y para comprar un dólar se necesitan siete veces más pesos que hace una década. El descuidado legado financiero de Argentina está tras las medidas del banco central, que elevó el viernes las tasas de interés a un 40 por ciento frenando, al menos por ahora, la más reciente caída de la moneda local.

Un frecuente moroso de su deuda desde su independencia en 1816, Argentina tiene mucho que demostrar, incluso a sus propios ciudadanos, que son tan cautos con su moneda como los inversores extranjeros. En ese contexto, las recientes alzas, que elevaron la tasa desde el 27,25 por ciento de hace dos semanas, son una declaración de intenciones sobre la inflación y una demostración del jefe del banco central, Federico Sturzenegger, de que se suspendió la influencia de la política en la conducción monetaria.

Logró apuntalar el peso, que se estabilizó el viernes y el lunes, y su postura firme está en consonancia con el esfuerzo del presidente Mauricio Macri para “normalizar” la economía argentina, en contraste con el derroche de predecesores como Cristina Fernández. Contener la inflación es una parte, como las medidas fiscales para controlar el gasto público, que incluyen recortar los subsidios a la energía.

Los inversores internacionales han premiado los esfuerzos de Macri desde que asumió el cargo a finales de 2015, incluida la colocación de un bono gubernamental a 100 años el año pasado. Macri puede considerar esa venta como una hazaña extraordinaria, dada la historia de incumplimientos de Argentina, pero los compradores de la deuda están ahora bajo el agua. El gobierno también redujo su objetivo de déficit fiscal el viernes.

Sin embargo, frenar el gasto público rápidamente es impopular entre quienes se benefician de él. La resistencia a la agenda de Macri puede crecer si otros factores, como tasas de interés inesperadamente altas, se agregan a la mezcla. Hay un indicio en el informe de la semana pasada de Fitch Ratings, en el que revisó su perspectiva para la calificación crediticia “B” de Argentina a “estable” de “positiva”. La agencia mencionó la alta inflación y la volatilidad económica, pero también un aumento de las “adversidades políticas”.

Que Macri y Sturzenegger puedan mantener el rumbo bien podría estar en manos de inversores internacionales. Los flujos netos a fondos de inversión de mercados emergentes se ha reducido en meses recientes, según varios proveedores de datos. Si ese es el comienzo de una desaceleración cíclica mundial de los mercados emergentes, su tarea será mucho más difícil. (Editado en español por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below