12 de diciembre de 2012 / 19:54 / hace 5 años

Grupos indígenas buscan detener expansión de gas natural en Perú

Por Mitra Taj

LIMA, 12 dic (Reuters) - El principal grupo indígena de Perú dijo el miércoles que pedirá a los tribunales detener las nuevas perforaciones del mayor yacimiento de gas natural del país ante el temor de que afecten a tribus de zonas aledañas, sumándose a los crecientes conflictos que generan las actividades extractivas.

La asociación indígena Aidesep pretende anular un permiso regulatorio que el Gobierno dio en abril para un proyecto de 70 millones dólares de la firma argentina Pluspetrol que controla un bloque gasífero que se superpone a una reserva indígena.

Las acciones legales, que interpondrá la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) en enero, podrían retrasar aún más el ambicioso programa energético del Gobierno del presidente Ollanta Humala, que prometió masificar el gas natural en toda la región sur del país.

En septiembre, el Tribunal Constitucional del Perú, máximo organismo de derecho, dictó un fallo que defiende el derecho de las comunidades indígenas a proteger sus tierras de la invasión de madereros o mineros ilegales.

“No es un precedente vinculante, pero fue un fallo esperanzador para los pueblos indígenas y pensamos que podemos hacer algo similar. Tenemos la ley de nuestra parte para ganar”, dijo a Reuters el abogado de Aidesep, Julio Ibáñez.

Pluspetrol, que lidera el consorcio Camisea que produce la mayor parte del gas natural del país, se negó a comentar sobre posibles demandas, pero dijo que ha cumplido cabalmente con las leyes peruanas.

Una de sus concesiones en la selva del sudeste de Perú, conocida como lote 88, se superpone a las reservas indígenas de Kugapakori, Nahua y Nanti, creadas en el 2003.

“Lote 88 fue creada en el año 2000, antes de la reserva y se prohibió el otorgamiento de nuevos derechos en el territorio”, dijo la compañía en un comunicado. “Se ha decretado que Camisea es del interés de la nación y una necesidad”, agregó.

CONFLICTOS SOCIALES

Las actividades extractivas, en especial la minería, son un creciente foco de conflictividad socioambiental en el país andino, debido a que las poblaciones temen ver afectadas sus actividades, como la agricultura o la ganadería, ante una posible contaminación de las fuentes de agua.

José de Echave, director de la ONG Cooperación, advirtió que el próximo año el Gobierno enfrentaría un incremento de la conflictividad social ante el ingreso de nuevos proyectos mineros, en especial en la región sur del país.

“Hay que mirar con mucha atención el sur andino, en este eje Apurimac, Cusco, Puno. En este momento la primera región que concentra el mayor número de proyectos de inversión minera es Apurimac, que tradicionalmente no ha sido una región minera”, dijo De Echave.

En un intento por calmar las tensiones sociales que ponen en riesgo proyectos por unos 53.000 millones de dólares, el Gobierno implementó en abril de este año una “ley de consulta”, que da más voz a las comunidades indígenas sobre sus tierras, pero no permite que éstas veten proyectos extractivos aprobados.

Las reservas probadas y certificadas en Camisea ascienden a 10,3 billones de pies cúbicos (TCF). De los cuales 8 billones están en el Lote 88 y el resto en el adyacente lote 56.

La mayor exploración de nuevos yacimientos de gas en los campos de Camisea es uno de los principales objetivos del presidente Humala para sacar adelante la construcción de gasoductos, que no han encontrado financiamiento por la falta de reservas.

Ibáñez, de Aidesep, aseguró que la ley que estableció la reserva prohibió nuevas exploraciones y perforaciones más allá de las zonas en las que ya estaban en marcha.

Sin embargo, el Gobierno afirma que la interpretación de la ley que realiza la asociación indígena va demasiado lejos.

“Las autorizaciones para el inicio de las actividades se realizan en diferentes momentos y poco a poco. Esto no equivale a una nueva concesión”, dijo el viceministro de Interculturalidad Iván Lanegra.

Parte de los planes de Humala de masificación del gas natural incluyen el fortalecimiento de la empresa estatal Petroperú, al estilo de la gigante brasileña Petrobras , y el direccionamiento de más gas para uso doméstico en lugar de exportarlo como gas natural licuado.

Daniel Rodríguez, un antropólogo de la organización indígena FENAMAD en la región de Madre de Dios, dijo que espera que los tribunales pueden detener nuevas perforaciones.

Rodríguez sostuvo que extraños pueden exponer a las tribus a enfermedades comunes y recordó que el 60 por ciento de la población de los Nahua fue aniquilada por enfermedades hace unos 30 años.

“Esto no es algo que estamos inventando, es algo que ya ha ocurrido”, explicó. (Reporte de Mitra Taj, traducido por Omar Mariluz. Editado en español por Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below