28 de noviembre de 2012 / 22:40 / en 5 años

ACTUALIZA 2-Brasil termina agresivo ciclo de recorte de tasas

* Banco central mantiene tasa Selic en 7,25 pct, como era esperado

* Emisor sugiere que mantendrá tasa a mínimo histórico durante 2013

* Alta inflación pesa más que temor sobre frágil recuperación (Agrega comentario de analistas y contexto)

Por Alonso Soto

SAO PAULO, 27 nov (Reuters) - Brasil cerró el miércoles su agresivo ciclo de un año de recorte de tasas de interés al dejar inalterada la referencial en un mínimo histórico de 7,25 por ciento, en un intento por mantener controlada la inflación pese a las dudas sobre la despareja recuperación de su economía.

La decisión del comité de política monetaria del banco central fue unánime, lo que muestra la sólida convicción de terminar el ciclo de flexibilización tras 10 recortes consecutivos que eliminaron 525 puntos básicos de la tasa Selic .

Sesenta analistas consultados por Reuters habían anticipado que el banco central no tocaría la tasa. La mayoría de los operadores consultados también había pronosticado la decisión del emisor, según datos de Thomson Reuters.

Una sucesión de medidas de estímulo y fuertes recortes de tasas comenzaron a hacer reaccionar lentamente la economía, que estaba al borde del estancamiento. Pero también aumentaron el temor a una mayor subida de precios en los próximos años, en un país todavía traumatizado por la hiperinflación del pasado.

El banco central repitió exactamente el mismo lenguaje de su última decisión, diciendo que para controlar la inflación las condiciones monetarias deberían permanecer estables durante un "período de tiempo suficientemente prolongado".

Reducir el costo del dinero ha sido una de las prioridades de la presidenta Dilma Rousseff, que trata de retomar el acelerado ritmo de crecimiento que convirtió a Brasil en un favorito de Wall Street durante la última década.

Bajo el liderazgo de Alexandre Tombini, el banco central emprendió el ciclo de recortes más agresivo de entre las grandes economías. El banquero ha prometido volver a subir los tipos para controlar la inflación si fuera necesario, pero los economistas dudan de que eso vaya a ocurrir en el corto plazo.

"La orientación ofrecida por el banco central sigue siendo muy similar a la de la Reserva Federal de Estados Unidos en el sentido de que este es el límite mínimo de nuestra tasa y vamos a quedarnos aquí por el futuro próximo", dijo Enrique Alvarez, jefe de investigación de IDEAglobal para América Latina.

"No parece que el banco vaya a abandonar esa posición a menos que las condiciones cambien muy significativamente", añadió.

La mayoría de los analistas consultados por Reuters la semana pasada pronosticó que la tasa referencial será mantenida en 7,25 por ciento durante el 2013.

El banco ha reconocido que los bajos tipos de interés podrían mantener la inflación encima del centro de la meta oficial de 4,5 por ciento, más o menos dos puntos porcentuales, durante los próximos dos años.

Sin embargo, el banco central dice que los aumentos de precios al consumo no romperán el techo de la meta, de 6,5 por ciento.

El emisor ha dicho que cambios estructurales en la economía brasileña permiten menores tasas de interés sin que eso implique aumentar la inflación que se aceleró a 5,64 por ciento en el mes terminado a mediados de noviembre y debería cerrar el 2012 en un 5,4 por ciento.

Pero una despareja recuperación y una frágil economía global podrían aumentar la presión sobre los funcionarios brasileños para introducir nuevas medidas de estímulo.

Rousseff ha sugerido que la moneda brasileña, el real , podría depreciarse todavía más para revivir el área más débil de la economía: las manufacturas.

Una moneda más débil ayuda a los industriales a competir con las importaciones, pero también eleva las presiones inflacionarias.

La economía brasileña debe crecer apenas un 1,5 por ciento este año, pese a miles de millones de dólares en exenciones de impuestos introducidos por el Gobierno de Rousseff.

La agresiva política del banco central ayudó a estimular a la economía, pero podría no ser suficiente para devolverle al país un ritmo de crecimiento del 4 por ciento anual.

Economistas están comenzando a reducir sus pronósticos de crecimiento para el 2013 a algo menos de un 4 por ciento, a medida que los niveles de inversión históricamente bajos del país no parecen reaccionar al cóctel de estímulos. (Reporte adicional de Luciana Otoni, Silvio Cascione y Asher Levine; Editado en Español por Esteban Israel y Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below