26 de abril de 2014 / 15:34 / en 3 años

Atmósfera santa en Roma, mientras la ciudad se prepara para canonizaciones

3 MIN. DE LECTURA

Por James Mackenzie

CIUDAD DEL VATICANO, 26 abr (Reuters) - La plaza de San Pedro estaba repleta el sábado, antes de la canonización de dos de los Papas más importantes del siglo 20 el domingo, pero la presencia de guías turísticos y un leve aire a feria recordaban que también será un espectáculo además de una ceremonia solemne.

Se calcula que más de un millón de personas estarán dentro y en los alrededores de la plaza para ver al Papa Francisco declarar como santos a Juan XXIII, el Pontífice italiano que inició el Segundo Concilio Vaticano en 1962 para modernizar la Iglesia, y a Juan Pablo II, el Papa polaco que la dirigió por casi 27 años antes de morir en 2005.

Grupos de peregrinos, desde Polonia hasta Paraguay, han llegado para estar presentes en la ceremonia, atraídos en parte por el carisma de Francisco, que ha inyectado un nuevo entusiasmo en muchos católicos desde su nombramiento, hace apenas un año.

El hecho de que se canonice a dos Papas también ha atraído a los fieles.

"Me siento muy feliz porque ambos nos inspiran", dijo el sacerdote Emmanuel Emeka, de Nigeria.

"Yo creo que ambos tienen mucho que enseñarnos".

Guías turísticos ofrecían tours de la ciudad y prometían el ingreso de grupos a la Basílica de San Pedro sin tener que hacer una larga fila, mientras mendigos rodeaban a turistas que llegaban de lugares tan lejanos como África o Japón.

Alfredo Chiarelli, uno de los pequeños comerciantes callejeros se mantenía ocupado vendiendo souvenirs religiosos.

"Es el Papa Francisco el que ha hecho esto, realmente llega a las personas", afirmó.

Hasta ahora, la mayoría de las personas se ha interesado más en las imágenes del Papa argentino y en artículos relacionados con Juan Pablo II.

Los artículos sobre Juan XXIII, a quien se llamaba "el Papa bueno" por su amabilidad, templanza, humildad y carácter jovial, han sido menos solicitados.

"La mayoría de los jóvenes ya no tienen idea de quién era Juan XXIII", se lamenta Chiarelli.

Para quienes no puedan estar en la Basílica de San Pedro el domingo, se han instalado 18 enormes pantallas de televisión por toda Roma, con una presencia reforzada de equipos de policías y paramédicos.

Para otros miles de fieles, se han dispuesto trenes y aviones especiales, y muchas personas piensan pasar la noche del sábado orando en las iglesias.

Para necesidades más terrenales, se instalaron 980 baños químicos y se distribuirán 4 millones de botellas de agua durante el fin de semana.

El alcalde de Roma, Ignazio Marino, señaló que no había indicios de ningún problema de seguridad. (Información adicional de Eleanor Biles e Iona Serrapica.; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile.; Editado por Francisco Pazos en Madrid.)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below