"Moratoria de la Soja" podría implementarse en cinco años en región del Chaco: experto

miércoles 28 de septiembre de 2016 17:40 ART
 

ASUNCIÓN, 28 sep (Reuters) - Un pacto ambiental similar a la "Moratoria de la Soja" en la Amazonía brasileña podría adoptarse recién en unos cinco años en el ecosistema del Gran Chaco en Paraguay, una región que alberga la segunda superficie boscosa más grande de América del Sur y mantiene un ritmo alarmante de deforestación, dijo un experto.

El acuerdo, que acaba de cumplir una década en Brasil y en el que participan procesadoras de granos como Archer Daniels Midland (ADM), Cargill y Bunge junto con organizaciones ambientalistas como Greenpeace y WWF, bloquea la compra de soja cultivada en áreas de deforestación ilegal.

"Hay discusiones sobre cómo llevar la moratoria de la deforestación de la soja o de la carne en el Amazonas a otros ecosistemas", dijo a Reuters Jason Clay, vicepresidente senior de Alimentos y Mercados de la organización no gubernamental WWF de Estados Unidos.

"En unos cinco años vamos a empezar a ver eso (en zonas como el Gran Chaco), porque las empresas ya están haciendo sus compromisos de que en cinco años van a eliminar la deforestación de su cadena de suministros", agregó durante una visita a Asunción para una conferencia sobre alimentación.

El Chaco es una región de bosques secos y sabanas con una gran biodiversidad y escasa población que abarca territorios de Argentina, Bolivia y Paraguay. Es también una de las zonas boscosas más amenazadas por la expansión agropecuaria, especialmente la producción de soja y carne vacuna.

Un estudio de la Universidad de Stanford dijo que la región perdió unos 6.000 kilómetros cuadrados de bosques por año en la última década. La tasa de deforestación superó por primera vez a la de la Amazonía brasileña en el 2010.

Cargill, ADM y otras multinacionales de alimentos han establecido compromisos de eliminar la deforestación ilegal de su cadena de suministro para el 2020, aunque no está claro si podrán cumplir con el objetivo en ese tiempo.

Clay dijo que las grandes empresas han tomado conciencia de que el mercado impone una estrategia distinta respecto a la sostenibilidad y pueden ejercer presión sobre los productores más pequeños para avanzar hacia esa meta.

"Las grandes empresas que se dedican a la comercialización de granos van a empezar a requerir más indicadores de sustentabilidad en el momento en que financian al productor (...) es parte de lo que se viene a futuro en los diferentes países", señaló.

Paraguay tiene la mayor tasa de deforestación de la región y el cumplimiento de las leyes ambientales todavía es una materia complicada. (Reporte de Daniela Desantis; Editado por Ricardo Figueroa)