18 de mayo de 2016 / 19:02 / hace un año

Argentina podría exportar hasta 25 pct menos de soja tras inundaciones

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 18 mayo (Reuters) - Argentina podría exportar hasta un 25 por ciento menos de soja que en la temporada anterior, debido a las intensas lluvias que golpearon la calidad de muchos granos del tercer proveedor mundial de la oleaginosa al dejar campos enteros bajo el agua.

La situación podría impulsar los precios globales de la soja y dejar más espacio para la producción de Estados Unidos, el mayor exportador de la oleaginosa del mundo, en momentos en que Brasil -el segundo proveedor internacional del grano- ya ha vendido gran parte de su cosecha.

Este mes, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó profundamente su pronóstico para la cosecha argentina de soja a 56,5 millones de toneladas, pero mantuvo su previsión para las exportaciones en 11,4 millones de toneladas.

Pero analistas dijeron a Reuters que por la merma en la calidad de los granos en regiones productoras clave las exportaciones de soja argentina serán inferiores a esa cifra.

“Argentina no va a poder cumplir el programa de exportación de poroto que tenía previsto, va a exportar menos”, dijo Sebastián Gavaldá, director ejecutivo de la consultora Globaltecnos, que estima las ventas de soja 15/16 al exterior en apenas 8,5 millones de toneladas, un 23 por ciento menos que lo previsto.

“Eso va a repercutir en la exportación (de soja) americana (estadounidense), porque Brasil ya está medio afuera del mercado porque ya tiene casi todo vendido en esta campaña”, sostuvo.

Para que el grano pueda exportarse debe cumplir cierto estándar, lo que no será fácil en una campaña en la que muchos granos de buena calidad serán absorbidos por la industria local para mezclar con porotos dañados y obtener una molienda decente.

Los cargamentos de soja de zonas golpeadas por el temporal del mes pasado, que causó la pérdida de 6 millones de toneladas, no llegan a cumplir con el estándar de exportación y esos granos deberán ser destinados a la molienda, lo que también podría generar problemas de calidad en el aceite y la harina de soja.

“Los problemas se van a ver en menos exportación de poroto y algunos problemas en aceites y derivados por temas de calidad”, dijo Gustavo López, director de la consultora Agritrend.

El analista prevé que en esta campaña el país exportará entre 8,5 y 9 millones de toneladas de la oleaginosa, desde los 11,5 millones embarcados en el ciclo 2014/15.

En tanto, López anticipa que los molinos locales procesarán entre 42 millones y 43 millones de toneladas de soja 2015/16 para exportar como aceite y harina, levemente por debajo de los 43,5 millones destinados a molienda en la temporada pasada.

“Va a costar exportar grano. Y va a valer mucho el grano en condiciones estándar, porque la industria va a necesitar soja buena para mezclar con el grano dañado. Con lo cual va a haber una competencia entre industria y exportación de las mayores de los últimos años”, dijo Pablo Adreani, director de la consultora agrícola Agripac.

Además de ser el tercer proveedor internacional de porotos de soja, Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina derivados de la oleaginosa.

CALIDAD DE DERIVADOS

Si bien la industria molinera tiene un mayor margen para absorber granos de calidad limitada, algunos advierten que si el ratio de soja dañada usado es muy alto podría afectar la calidad de los derivados, como un menor contenido proteico en la harina.

“En los lotes de (las) provincias que han sido afectados en su calidad, se han identificado problemas de granos brotados, fermentados, ardidos y podridos, lo que afecta el uso industrial para la elaboración de aceites y harinas”, dijo el Ministerio de Agroindustria en un comunicado sobre los problemas de calidad.

Las lluvias que anegaron durante tres semanas a más de la mitad de la región agrícola de Argentina en plena etapa de recolección desataron enfermedades de humedad que afectaron la calidad del grano, lo que ya está generando fuertes descuentos en el precio que reciben los productores.

“El problema climático fue grave y tiene una escala importante como para pensar que cambie la definición de lo que tenemos como grano realmente utilizable comercialmente”, dijo Cristian Russo, jefe de la oficina de estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario.

No obstante, para tener una idea más clara del golpe aún resta esperar que los agricultores avancen con la recolección, que está muy retrasada tras haber estado frenada en abril. La cosecha recién volvió a activarse en mayo con la llegada de un frente seco.

Las inundaciones golpearon a amplias zonas de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, que son los tres distritos agrícolas más importantes del país después de la provincia de Buenos Aires, cuyos cultivos no fueron afectados por los excesos de agua.

“Si bien es cierto que hay problemas en algunas zonas, también es cierto que hay otras donde no los hay. Y al final el efecto de la mezcla creo que hará que no tengamos un evento de calidad que tenga tanto impacto a nivel nacional”, dijo Luis Zubizarreta, vicepresidente del grupo AC Soja.

“Puede ser que haya alguna disminución en las exportaciones de soja y que se muela un poco más de soja más localmente. Pero no parece que vaya a ser algo extremo”, añadió.

Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below