Once mujeres indígenas aymara escalan las montañas de Bolivia

jueves 21 de abril de 2016 14:24 ART
 

Por David Mercado

ILLIMANI, Bolivia, 21 abr (Reuters) - Durante años, Lydia Huayllas, trabajó como cocinera en campamentos y refugios para escaladores en las empinadas cuestas del Huayna Potosí, una montaña andina de 6.088 metros en las afueras de La Paz, Bolivia.

Pero dos años atrás, ella junto a otras 10 mujeres indígenas aymara, de entre 42 y 50 años que también trabajaban para los montañistas, se pusieron los crampones -piezas de metal con púas que se fijan a las botas para escalar- bajo sus tradicionales faldas y comenzaron su propia travesía.

Estas mujeres han escalado ya cinco montañas -Acotango, Parinacota, Pomarapi y Huayna Potosí así cómo el nevado Illimani, la más alta de todas- en la Cordillera Real de Bolivia. Todas están por encima de los 6.000 metros sobre el nivel del mar.

"'¿Qué hacen allá arriba, cómo se siente?'", le preguntó Huayllas, de 48 años, a su esposo, el guía de montaña Eulalio Gonzáles, hace dos años. Él le contestó que ella podía escalar la montaña para averiguarlo.

La semana pasada, las mujeres escalaron el imponente Illimani, un macizo de ocho kilómetros de longitud con cuatro picos. Es la montaña más alta en la Cordillera Real con 6.438 metros.

Domina el altiplano boliviano, la ciudad más grande del país -La Paz- y el lago Titicaca hacia el oeste, y los valles de la Amazonia hacia el este. Ocho de las 11 mujeres llegaron a la cima, desafiando una tormenta de nieve y fuertes vientos.

Las mujeres escalan con su tradicional vestimenta, pero cambian sus característicos sombreros por cascos y usan equipamiento moderno incluyendo sogas, arneses, crampones y botas. La meta del grupo a corto plazo es escalar ocho montañas de más de 6.000 metros.

"Hasta ahorita he subido cuatro montañas, la primera experiencia fue el Huayna Potosí. Lloré de emoción. Y tengo fuerzas, voy a seguir, voy a terminar las ocho montañas", aseguró Dora Magueño, de 50 años.

El anhelo principal del grupo es colocar una bandera boliviana en la cima del Aconcagua, la montaña más alta después de la cordillera del Himalaya en Asia con 6.961 metros y ubicada en los Andes argentinos cerca de la frontera con Chile. (Reporte de Daniel Ramos, editado en español por Patricia Avila)