ACTUALIZA 1-Papa Francisco condena a atacantes Bruselas y fabricantes armas en ritual antes de Pascua

jueves 24 de marzo de 2016 16:49 ART
 

(Actualiza con citas, detalles)

Por Philip Pullella

ROMA, 24 mar (Reuters) - El Papa Francisco lavó y besó el jueves los pies de refugiados, entre ellos tres hombres musulmanes, y condenó a los fabricantes de armas como responsables en parte del ataque de militantes islámicos que dejó al menos 31 muertos en Bruselas.

El Papa hizo los comentarios en un tradicional ritual previo a la Pascua en el que lavó y besó los pies de 12 personas, 11 de ellas refugiadas, para conmemorar el gesto de humildad de Jesús hacia sus apóstoles en la noche previa a su muerte.

"Todos juntos, musulmanes, hindúes, católicos, coptos, evangélicos, pero hermanos, hijos del mismo Dios, que quiere que vivamos en paz, integrados", dijo el Papa en un refugio al norte de Roma en el que viven personas que buscan asilo político.

"Hace tres días hubo un gesto de guerra, de destrucción, en una ciudad de Europa, de parte de gente que no quiere vivir en paz", destacó. "Detrás de esto hubo fabricantes de armas, traficantes de armas, que quieren sangre, no paz, que buscan la guerra, no la hermandad", agregó.

En una referencia a los atacantes de Bruselas, Francisco condenó "a las pobres criaturas que compran armas para destruir la hermandad", comparándolos con Judas Iscariote, el apóstol que, según la Biblia, traicionó a Jesús por 30 piezas de plata.

Antes de que Francisco se convirtiera en Papa, la ceremonia se desarrollaba en San Pedro u otra basílica de Roma y solamente incluía hombres, usualmente sacerdotes. Pero tras su elección en 2013, mantuvo la tradición que había instaurado como arzobispo de Buenos Aires, permitiendo la participación de mujeres y no católicos. Conservadores lo han criticado por el cambio.

Los refugiados eran de Mali, Nigeria, Eritrea, India, Siria y Pakistán. De las cuatro mujeres, tres eran cristianas coptas de Eritrea y una católica italiana que trabaja en el refugio donde viven unas 900 personas. (Editado en español por Javier Leira)