Lluvias en Argentina favorecen siembra de trigo, pero aún hace falta más agua: Bolsa de Cereales

jueves 16 de julio de 2015 16:19 ART
 

BUENOS AIRES, 16 jul (Reuters) - Las lluvias que se reportaron en la última semana recargaron la humedad de los suelos en zonas agrícolas clave de Argentina que estaban demasiado secas, aunque se necesitan más precipitaciones en el corto plazo para evitar nuevas pérdidas de área, dijo el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El país sudamericano es uno de los principales exportadores mundiales del cereal, pero la falta de humedad en importantes regiones productoras llevó a la Bolsa de Cereales a recortar su estimación para la siembra del ciclo 2015/16 hace dos semanas, a apenas 3,75 millones de hectáreas.

"En el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, durante los últimos siete días se registraron lluvias de variable intensidad (5 a 35 milímetros). Estas precipitaciones permitieron reponer de forma oportuna la humedad superficial necesaria para garantizar la implantación del cultivo", señaló el organismo.

"Pese a ello deberán registrarse nuevas precipitaciones en el corto plazo para que la oferta hídrica no condicione la superficie aún remanente de siembra, ni la implantación y posterior evolución del cultivo durante sus primeros estadíos vegetativos", añadió el ente en su reporte semanal de cultivos.

La provincia de Buenos Aires es el mayor distrito agrícola de la nación austral.

Hasta el jueves, los productores locales habían implantado el 89 por ciento del área prevista para el trigo de la temporada 2015/16, lo que marca un avance intersemanal de 7,4 puntos porcentuales y 9 puntos por delante del ritmo registrado en la campaña previa.

"En gran medida, la evolución del cultivo dependerá de los registros hídricos en el corto plazo, dado que gran parte del área se realizó con la intención de ser un cultivo de cobertura y en consecuencia el nivel de tecnología aplicada es bajo", señaló la Bolsa de Cereales.

Los agricultores se quejan de que las restricciones que el Gobierno aplica a la exportación de trigo, para garantizar el abasto doméstico de alimentos a costos razonables, hacen caer los precios locales y desmotivan la siembra del cereal, cuya superficie se contraería frente al año pasado.

  Continuación...