Gobierno argentino acusa de corrupción al fallecido fiscal Nisman

miércoles 18 de marzo de 2015 11:55 ART
 

BUENOS AIRES, 18 mar (Reuters) - El Gobierno argentino acusó el miércoles de actos de corrupción al fiscal Alberto Nisman, quien apareció muerto en enero tras una grave denuncia contra la presidenta Cristina Fernández, en un caso que sumergió en una crisis al oficialismo.

La muerte de Nisman, que aún no se ha esclarecido, tuvo una amplia repercusión internacional porque involucra a políticos, servicios de inteligencia y un atentado antisemita que tuvo lugar hace 20 años en Buenos Aires, que nunca fue aclarado.

Según medios locales, el fiscal se habría quedado con la mitad del sueldo del técnico en computación Diego Lagomarsino, quien se encuentra imputado por darle a Nisman el arma con la que se realizó el disparo.

"Utilizando ese dinero, es malversación de los caudales públicos", dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en diálogo con periodistas. "Y si le daba esos 20.000 pesos (la mitad del sueldo a Nisman), es una figura de cohecho", señaló el funcionario.

"Estamos en manos de un montón de sinvergüenzas, incluyendo a Nisman", agregó Fernández, en alusión a la oscura muerte del fiscal.

El fiscal, separado y de 51 años, apareció muerto el 18 de enero en el baño de su departamento en Buenos Aires con un tiro en la cabeza y un arma a su lado, que luego Lagomarsino reconoció como propia.

La fiscal a cargo de la investigación de la muerte de Nisman, Viviana Fein, no descarta ninguna hipótesis, entre las que se encuentran el suicidio y el homicidio. El Gobierno dijo en reiteradas oportunidades que miembros desplazados de los servicios de inteligencia estuvieron relacionados con su muerte.

Nisman investigaba desde hacía una década el atentado contra la mutual judía AMIA, que dejó 85 muertos y más de 300 heridos.

"Se mofó de las 85 víctimas valiéndose de los dineros (públicos) para salir con las señoritas", agregó Fernández en alusión a fotos recientemente aparecidas en las redes sociales del fiscal posando junto a jóvenes modelos en lugares turísticos.

La muerte de Nisman ocurrió cuatro días después de que acusó a la presidenta Fernández de llevar adelante una maniobra para encubrir a los sospechosos iraníes del atentado, una denuncia que fue descartada por un juez por falta de pruebas pero que actualmente está bajo análisis de un tribunal.

Sin embargo, muchos argentinos aún consideran que la acusación de Nisman contra la presidenta es cierta, lo que ha golpeado la imagen de Cristina Fernández. (Reporte de Eliana Raszewski; Editado por Javier López de Lérida/Nicolás Misculin)