Argentina protesta ante Reino Unido por ejercicios militares en Islas Malvinas

jueves 13 de noviembre de 2014 21:38 ART
 

BUENOS AIRES, 13 nov (Reuters) - Argentina protestó el jueves ante el Reino Unido por ejercicios militares que la Cancillería del país sudamericano señaló que Londres realizó en las Islas Malvinas y a los que calificó como una "provocación" de parte del Estado europeo.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, los ejercicios incluyeron el disparo de proyectiles por parte de una fragata y el despliegue de una compañía de infantería en el disputado archipiélago, aunque no detalló cuando se produjeron estos eventos.

La maniobra "constituye una nueva provocación del Gobierno del Reino Unido mediante una pretendida demostración del poder de fuego", dijo el Ministerio a través de un comunicado.

"En el día de la fecha, la Cancillería convocó al funcionario a cargo de la Embajada de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y le hizo entrega de una nota de protesta por los referidos ejercicios militares", señaló el Gobierno argentino.

Reuters intentó comunicarse con la embajada del Reino Unido en Argentina, pero no pudo contactarse con ningún representante. A su vez, en el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino no se encontraba nadie disponible que pudiera informar cuándo se produjeron los ejercicios militares denunciados.

En abril, el Gobierno argentino también presentó una protesta ante Londres por otra serie de ejercicios militares realizados en las Islas Malvinas -denominadas Falkland Islands en inglés-, a los que la cancillería británica calificó como actividades de rutina.

El 2 de abril de 1982 soldados argentinos desembarcaron sorpresivamente y tomaron la capital del disputado territorio en poder del Reino Unido desde 1833, en lo que fue la antesala de una breve pero cruenta guerra con la que Londres recuperó el control de las islas, cuya soberanía reclama Argentina.

La guerra de 1982 concluyó con la rendición y el retiro de tropas argentinas.

Londres se niega a dialogar con Buenos Aires sobre el estatus de las Islas Malvinas sin que las conversaciones incluyan a sus habitantes, lo que el país sudamericano rechaza. (Reporte de Maximilian Heath; Editado por Ricardo Figueroa)