RPT-B. Central argentino pide a bancos más crédito para reactivar economía

martes 7 de octubre de 2014 07:39 ART
 

(Repite nota enviada en la noche del lunes, texto sin cambios)

BUENOS AIRES, 6 oct (Reuters) - El flamante presidente del Banco Central de Argentina (BCRA), Alejandro Vanoli, solicitó el lunes a responsables de entidades financieras privadas un esfuerzo para incrementar el crédito en momentos en que el país vive un estancamiento de su economía, alta inflación y una crisis de deuda.

El economista heterodoxo afín a las políticas intervencionistas del Gobierno, designado el miércoles pasado tras la renuncia de Juan Fábrega, se reunió por separado con directivos de ADEBA (Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino) y de la Asociación de Bancos de la Argentina, que reúne a los bancos extranjeros en el país.

La autoridad monetaria busca alentar el uso del peso como ahorro, estimulando un aumento en las tasas de interés para depósitos de pequeños ahorristas y evitar así que estos se vuelquen al mercado negro del dólar, donde el valor de la moneda estadounidense casi duplica la cotización oficial.

"Vanoli afirmó ante los banqueros que es esencial que el sector financiero se concentre en canalizar el ahorro nacional hacia los sectores productivos, generando un mayor alcance, mejores servicios y menores costos", dijo el BCRA en un comunicado de prensa.

"En las reuniones también se analizaron alternativas para aumentar el nivel del crédito, especialmente el dirigido al sector productivo y a las pequeñas y medianas empresas. El titular del BCRA destacó (...) las políticas de orientación crediticia para impulsar la producción y la inversión", agregó.

El BCRA informó el viernes que subió la tasa de interés para los depósitos a plazo fijo de pequeños ahorristas, en la primera medida anunciada por la entidad desde el cambio de autoridades en medio de las turbulencias económicas que atraviesa el país.

Argentina sufre una sangría de dólares que se refleja en un achicamiento en las reservas del BCRA, lo que implica menores exportaciones y freno a las importaciones en momentos en que el país tiene virtualmente vedado el crédito internacional por una prolongada disputa judicial en Estados Unidos por deuda soberana impaga desde 2002.

Este panorama, junto a una inflación anual proyectada en casi un 40 por ciento por analistas privados, hace que muchos ahorristas se escuden en activos dolarizados o acudan al mercado paralelo de cambios para conseguir dólares frente a los temores a una nueva devaluación.   Continuación...