Funcionarios y empresarios de Argentina viajan a Rusia en busca de aumentar venta de alimentos

jueves 14 de agosto de 2014 16:07 ART
 

BUENOS AIRES, 14 ago (Reuters) - Funcionarios y empresarios argentinos viajarán el domingo a Rusia en un intento por incrementar las exportaciones de alimentos a ese país luego de que Moscú prohibiera el ingreso de algunos productos de la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros países, dijo el jueves a Reuters una fuente del Gobierno.

En busca de ocupar el vacío dejado tras la veda, la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, encabezarán una delegación que intentará cerrar acuerdos para vender lácteos, carnes, vinos, aceites y pastas, entre otros productos.

"Creemos que hay una oportunidad muy concreta y tiene que ser aprovechada", dijo a la agencia oficial de noticias, Télam, el presidente de la cámara de la industria alimenticia Copal, Daniel Funes de Rioja.

Argentina es uno de los principales exportadores mundiales de alimentos, en particular de productos como soja y sus derivados, maíz, trigo, carnes -vacuna y aviar- y diversas frutas.

Según datos de la industria lechera publicados por Télam, la prohibición rusa podría implicar para Argentina un aumento de hasta el 20 por ciento de sus exportaciones lácteas.

El jueves pasado, el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, anunció la veda por un año de todas las importaciones de carne, pescado, lácteos, fruta y verdura de Estados Unidos, los 28 Estados miembros de la UE, Noruega -uno de los principales exportadores mundiales de salmón-, Canadá y Australia.

La decisión rusa fue una respuesta a las sanciones aplicadas por Occidente debido a su rol en la crisis de Ucrania.

Desde la caída de la Unión Soviética, Rusia se ha convertido en el mayor consumidor mundial de fruta y vegetales provenientes de la UE, en el segundo mayor comprador de productos avícolas, y un importante consumidor de pescado, carne y lácteos, por lo que la veda abre buenas oportunidades para otros países. (Reporte de Maximiliano Rizzi y Nicolás Misculin, editado por Manuel Farías)