Tras exitoso Mundial, la atención pasa a problemas de Río para Juegos Olímpicos

lunes 14 de julio de 2014 21:20 ART
 

Por Paulo Prada

RÍO DE JANEIRO, 14 jul (Reuters) - Tras un mes de emocionante fútbol y pocas de las pesadillas logísticas que muchos temían que plagaran el Mundial, Brasil está encauzando su éxito y prometió que los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 serán igual de buenos.

Si uno escuchaba a las autoridades en los últimos días, las críticas antes del Mundial que terminó el domingo con Alemania como campeón al vencer a Argentina en la final eran injustificadas.

"La única tragedia del Mundial fue que Brasil fue derrotado", dijo el viernes el alcalde de Río, Eduardo Paes, refiriéndose a la histórica derrota por 7-1 a manos de Alemania en semifinales.

Eso, claro, si no se cuenta el colapso de un viaducto en Belo Horizonte -uno de los tantos proyectos sin terminar- que causó la muerte de dos personas días antes de uno de los partidos de semifinales.

O del hecho de que muchos problemas fueron evitados sólo porque Brasil se paralizó durante el torneo. En un país donde los servicios públicos y la infraestructura colapsan con frecuencia, las autoridades evitaron el caos aeroportuario, los embotellamientos usuales y los trenes sobrepasados en capacidad al declarar feriado el día de la mayoría de los partidos.

"Siempre se trata de minimizar el riesgo aquí, no de construir la clase de instalaciones y servicios que puedan manejar las necesidades reales del país", dijo Paulo Fleury, un experto en infraestructura y logística en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

En lugar de generar vastas mejorías como las que prometió el Gobierno cuando Brasil se quedó con el derecho de ser anfitrión del Mundial, construyendo un legado que justificara los 11.000 millones de dólares que costó la organización, muchos temen ahora que la imagen de éxito del último mes simplemente refrende la habilidad de Brasil para hacer justo lo necesario, no todo lo que podría.

Los Juegos del 2016, que se espera cuesten unos 17.000 millones de dólares en inversión pública y privada, ya están en una carrera contrarreloj en todos los aspectos, desde la construcción de escenarios deportivos y reparaciones viales hasta al menos la limpieza parcial de varias bahías muy contaminadas donde se realizarán pruebas de vela, algo que preocupa por los riesgos que puedan causar a la salud.   Continuación...