MUNDIAL-Argentinos se lamentan porque derrota ante Alemania los hace volver a la "dura realidad"

domingo 13 de julio de 2014 19:53 ART
 

BUENOS AIRES, 13 jul (Reuters) - Alemania rompió el domingo la ilusión de los argentinos de conseguir su primera Copa del Mundo en casi 30 años y de desahogarse masivamente tras años de penurias económicas, vaivenes políticos y frustraciones deportivas.

Decenas de miles de personas que se habían volcado a las calles en todo el país quedaron enmudecidas cuando el alemán Mario Götze anotó a los 112 minutos el único gol de la final disputada en Rio de Janeiro.

"Otra cachetada más. No tenemos ninguna alegría", se quejó un frustrado Eduardo Manfredi, un empleado de 40 años, en un barrio de clase media del centro de Buenos Aires.

De norte a sur del país, una marea humana enfundada en los colores celeste y blanco de la bandera argentina había tomado pueblos y ciudades con la esperanza de celebrar la victoria de su equipo.

Desde que Argentina obtuvo su segunda copa del mundo en México en 1986, los argentinos han sido testigos de estallidos sociales, caídas de gobiernos y feroces crisis económicas que se ensañaron con sus ahorros y hundieron su nivel de vida.

Ahora, el país sufre una de las tasas de inflación más altas del mundo que este año podría superar el 40 por ciento, está cerca de caer en su segundo default de deuda en 12 años, y la debilidad de su economía está elevando el desempleo y la pobreza.

"Mañana volvemos a la realidad. Por lo menos no van a decir que es otra cosa de la década ganada", dijo Esteban Gallardo, de 50 años, en una esquina del centro de Buenos Aires donde pocos quedaron en las calles tras la derrota.

El Gobierno peronista había comprado los derechos para pasar todos los partidos del Mundial gratuitamente por el canal de televisión estatal y aprovechaba el entretiempo de los encuentros para pasar un aluvión de spot publicitarios sobre sus políticas tras más de una década en el poder. (Reporte de Jorge Otaola y Walter Bianchi, escrita por Alejandro Lifschitz, editada por Gabriela Donoso)