MUNDIAL-Ola de "James-manía" domina a Colombia antes de juego con Brasil

jueves 3 de julio de 2014 17:02 ART
 

Por Julia Symmes Cobb

IBAGUE, Colombia, 3 jul (Reuters) - El entrenador colombiano Armando Yull Brenner Calderón nunca sospechó que había encontrado a uno de los mayores talentos del fútbol mundial cuando vio a los siete años a James Rodríguez eludiendo rivales en una deteriorada cancha de un barrio de la ciudad.

Lo que sí sabía era que el niño podría marcar goles.

"Ya traía el talento innato, él era un diamante que solamente había que pulirlo", dijo Brenner, parado en la orilla de una cancha repleta de jóvenes, todos con la esperanza de convertirse en la próxima estrella del fútbol colombiano, mientras se preparan para un torneo.

"Desde las primeras prácticas él mostró esa capacidad, no sólo para jugar bien, sino esa capacidad goleadora, era un niño que casi en todos los partidos marcaba mínimo un gol", sostuvo Brenner, al recordar el día que llegó Rodríguez, hace 16 años, a la academia que fundó en una zona de clase trabajadora.

El inexperto jugador, conocido simplemente como James, pasó seis años en la academia perfeccionando sus habilidades para unirse después a Envigado, un equipo de segunda división que juega cerca a Medellín, cuando todavía era un joven adolescente.

Nacido en Cúcuta, en la frontera con Venezuela, Rodríguez creció en Ibagué, sin su padre, también futbolista, que se fue de casa cuando él era un niño.

Mientras Brenner y otros entrenadores estiman que su talento es más producto de la preparación y la ambición, también reconocen que una parte es genética, transmitida por su padre, quien alguna vez participó en un Mundial juvenil con la selección colombiana.

"Era el hijo de un gran jugador y entonces todo el mundo lo consentía, cuando tenía tres o cuatro años, le pasaban la pelota", dijo el técnico de fútbol Jorge Luis Bernal, un amigo de la familia que entrenó al padre de Rodríguez y dirigió un equipo que entrenaba cerca de la casa de James.   Continuación...